Las berries mexicanas y el secreto del éxito, en entrevista con Salvador Álvarez Barboza.

Con la creciente demanda de frutos rojos en el mundo, México se posiciona como unos de los principales productores.

Actualmente la superficie de cultivo de berries en México alcanza las 44,000 hectáreas, con un crecimiento de casi el 90% en los últimos seis años, lo que hace que México se encuentre entre los cinco primeros productores de berries a nivel mundial.

Alrededor del  97% de la producción de berries se destina al mercado norteamericano, USA y Canadá, aunque tienen también presencia en otros 35 mercados internacionales. A la Unión Europea apenas destinan un 1.75% de la producción, y en concreto a España en 2018 se destinaron unos 11,000 kilos de arándanos y la misma cantidad en fresas.

Algunos de los retos que se les plantean a los productores mexicanos son la alta demanda de mano de obra, la responsabilidad social, la migración interna en el país, el comercio exterior (su mercado depende en un 97 por ciento de Estados Unidos) y la sostenibilidad; también cabe mencionar la necesidad de programas de mejora genética de variedades para que produzcan con un uso menor de recursos hídricos y sean más resistentes a plagas.

En entrevista con el Ing. Salvador Álvarez,  CEO de Best Fruit and Vegetable, empresa productora de arándanos de alta calidad y frutos frescos, nos platica sobre las variedades de arándanos que se cultivan en sus instalaciones, así como las técnicas que han venido perfeccionado para superar los retos que día a día se enfrentan. Durante los primeros años de esta compañía, hace 16 años, se dedicaron exclusivamente a la producción de zarzamora y un poco de arándanos.

Nos comenta que comenzaron en Tamazula, Jalisco donde “eran uno de los campos más viejos que existían de blueberries, eran campos de cultivo en suelo  y con enmiendas. En ese tiempo pensábamos que la alta densidad de arándanos era igual a que si fuera un campo de fresa, ¡era una locura! 1.20 cm entre surco y 30 cm entre plantas, pero el cambio de la industria nos ha hecho  ir reproduciendo modelos vanguardistas como los de Estados Unidos o incluso los de Chile”.

Álvarez nos cuenta que el tiempo les ha enseñado como una alternativa el uso de sustratos, macro túneles, sistemas de riego y tecnologías de plantación, ésto ha sido lo que les ha funcionado a lo largo de los años en este proyecto de cultivares a tener éxito y seguir sembrando, “¡las nuevas tecnologías son lo mejor!” agregó.

Anteriormente en la producción de arándanos no se utilizaban los sustratos, normalmente se utilizaba el suelo como tal y se  agregaban enmiendas, añade Álvarez. En estos tiempos se ven sustratos a base de turba o a base de fibra de coco, diferentes mezclas que ayudan favorablemente a la obtención de buenos rendimientos por planta, continuó.

Nos comenta, Salvador Álvarez, los principales sustratos de la fibra de coco vienen de la India y son los que más consistencia tienen en calidad, comparados con los sustratos mexicanos, tal vez algún día lograran la calidad en sus productos, pero por lo pronto no están entregando una calidad consistente en su producto, agregó. Así como también la turba que  viene de Holanda, Finlandia, Canadá, Ucrania, Estonia y Letonia, y son diferentes calidades, lo mejor de esto, comenta Álvarez, a mi manera de ver con los años que tengo de experiencia es “hacer lo adecuado, no lo más barato”.

Dentro de la producción de arándanos habemos empresas que ya están diferenciando los diferentes tamaños en la fruta, por ejemplo, se les llaman superblue o jumbos a los tamaños de 16 a 17 mm para arriba y obviamente con un retorno más atractivo para el productor, señaló.

Álvarez nos comenta sobre las variedades de arándanos que actualmente cultiva, entre ellas Victoria, Biloxi, Ventura, JúpiterBlue, BiancaBlue y AtlasBLue. Por ejemplo, la variedad Bianca la tenemos en turba, Fall Creek la llama (previous plant) esto significa previo a un lanzamiento a productores para que ellos las mezclen a las variedades que están utilizando de manera normal. El primer año de rendimiento de Bianca, como previous plant, fue de 2.2 Kg por planta, agregó.

El Ing. Álvarez nos comenta acerca de los 3 últimos lanzamientos para México que tiene Fall Creek en el programa Collection, los cuales abarca las variedades de Júpiter, Bianca y Atlas. Añadiendo que el primer año de la variedad Atlas como previous plant fue de 2.9 kg por planta. 

Haciendo un señalamiento en la variedad JúpiterBlue, Álvarez nos comenta que es la variedad más precoz para el centro de México, AtlasBLue la variedad intermedia y BiancaBlue es la variedad más tardía, en estos momentos se ve la variedad más cargada de fruta por qué es la variedad que está produciendo al final.

A cerca de las variedades mostradas durante nuestra visita a su campo, el Ing. Álvarez nos comenta sobre la variedad Biloxi la cual tiene 2 años de plantación y ya está en el fin de la producción, ya que la plantación fue en octubre del 2017 y su primera cosecha formal fue en marzo de este año 2019.

Continúa Álvarez con la variedad victoria, la cual se plantó en mayo del 2017 y ya tuvo su primera cosecha y está por dar la segunda. El primer año dio 2.2 kg por planta y este año esperamos cerrar con 3 kg, añadió.

La variedad Ventura ha sido un reto para el mercado mexicano ya que al principio fue la segunda variedad que trajo al mercado Fall Creek para el público en general. Señala, que fue muy difícil adaptarla porque Ventura estaba compitiendo con Biloxi y mucha gente quería tratar a Ventura como Biloxi. Nos comenta, la variedad Ventura “es mucho más delicada de raíz, mucho más delicada para el sistema de riegos en su frecuencia, y la verdad es que duró sus años, por lo menos 3, para que detonara y actualmente se está pidiendo ya en grandes cantidades”.

Acerca de las diferencias ¿Qué diferencia tiene biloxi y victoria?

La concentración de la producción, el tamaño del fruto y principalmente es la productividad. «Estacionalidad si quieres llamarle de esa manera”, señaló Álvarez. “La gran ventaja de Victoria es que es mucho más fácil de piscar que Biloxi, nosotros aquí lo comparamos y el promedio de peso por fruto fue Victoria e 3 gramos arriba comparado con el promedio de fruto en Biloxi que es probablemente un gramo y medio en este campo”, continuó.

La variedad de Ventura en México es muy representativa, pero ha sido Biloxi quien vivió el auge representativo de la producción de arándanos en México. Al contrario de Perú, (donde) la variedad de Victoria (Ventura)  es quien basó la industria.

Álvarez nos explica el tipo de polinización que han estado utilizando en sus campos, obteniendo resultados asombrosos, “combinamos la variedad Biloxi con la variedad Victoria, ya que ésta última es también variedad de Fall Creek. La gran ventaja de esto es que usamos abejas de polinización, éstas polinizan en zigzag y hacen que la variedad Victoria cuaje en su fructificación, pero al regresar a tomar polen, la abeja polinizadora, otra vez de la variedad Biloxi ocasiona que el polen de la variedad Victoria haga crecer el tamaño de Biloxi. Entonces es una simbiosis muy adecuada de variedades y en éste campo lo hemos visto representado” finalizó Álvarez.