5 Razones que complican la certificación orgánica USDA

0
Share

Siendo la única entidad que se ocupa de las prácticas agrícolas, para el USDA el emblema orgánico es de vital importancia. Literalmente no hay otro sello que tenga tanto peso. Las ventas de alimentos orgánicos certificados por USDA superaron los $43 mi millones en 2016, con énfasis en «USDA Certified».

La certificación orgánica es increíblemente difícil, a continuación te mencionamos las razones:

1. La transición toma tres años.

Si tienes un campo convencional y quieres convertirlo en orgánico, tendrá un largo periodo de espera. El programa Orgánico Nacional requiere tres años completos (36 meses) de operaciones orgánicas antes de que un campo anteriormente convencional pueda llamarse orgánico. Eso significa que, durante tres años, este campo obedecerá todas las reglamentaciones orgánicas, pagará las tarifas correspondientes y, sin embargo, no podrá usar la etiqueta ecológica ni cobrará el precio superior que aportan los alimentos orgánicos. Después de un año, puede etiquetar sus productos como «de transición», y el USDA está trabajando en una mejor forma de publicitar este sistema, pero por el momento, ese periodo de espera probablemente significa que un campo está operado con pérdidas.

2. La certificación no es gratis.

Deberíamos pensar que un agricultor que desee hacer lo correcto al operar dentro de las pautas sostenibles no tendría que pagar por el privilegio. Pero no es así. El costo promedio de la certificación, que requiere visitas de un agente de certificación acreditado por USDA, extensa documentación y más, estima la National Young Farmers Coalition que es de aproximadamente US $ 1,000 por año por campo. Algunos estados tienen programas de asistencia para campos orgánicos que pueden ayudar a reducir ese número, pero en el mundo de la agricultura con margenes notoriamente estrechos, una tarifa anual puede marcar la diferencia.

3. Las reglas pueden ser exasperantemente vagas

Por ejemplo: las regulaciones orgánicas exigen una «zona de amortiguación» entre una granja orgánica y granjas convencionales cercanas. ¿Qué tan grande debe ser la zona de amortiguación? ¡Buena pregunta! Las regulaciones en realidad no lo dicen. Describen lo que la zona de amortiguamiento debe hacer (esencialmente bloquear cualquier escorrentía de un campo convencional en el campo orgánico), pero depende de cada certificador decidir si una zona de amortiguamiento tiene el tamaño suficiente.

4. La documentación puede ser engorrosa.

El USDA inspeccionará todas las operaciones orgánicas una vez al año, y querrán ver un extenso papeleo, a menudo mucho más profundo de lo que las operaciones convencionales mantendrían. A menudo se recomienda que los agricultores orgánicos reserven tiempo para este papeleo todos los días, lo que podría significar actualizar las notas de campo, los cronogramas de siembra, las pruebas de suelo, las observaciones de fertilidad, los rendimientos proyectados y los recibidos de organización.

5. Los vecinos no siempre son amigables.

Con los campos orgánicos es una clara desventaja numérica (alrededor del 1% de todos los campos estadounidenses), es muy probable que una operación orgánica esté cerca, o si no completamente rodeada, de operaciones no orgánicas. Eso presenta todo tipo de dificultades. Es frecuente que los plaguicidas que se rocían en campos no orgánicos cercanos se desplacen con el viento hacia un campo orgánico. Ese pesticida puede dañar los campos orgánicos, lo que puede afectar enormemente los rendimientos. Peor aún, si ese plaguicida deja un residuo considerado «demasiado alto» por el programa orgánico nacional (normalmente alrededor del 5% de la tolerancia máxima de la EPA), un agricultor orgánico puede perder su certificación. En ese caso, el agricultor orgánico podría tener que comenzar nuevamente ese programa de transición de tres años.

Related Posts