AGROTECNOLOGÍA PARA UN CAMPO MAS PRODUCTIVO.

Como en todas las áreas, en la agricultura la tecnología tiene un papel de suma importancia en cuanto a la optimización de campo se refiere ya que esta se debe adaptar a la innovación tecnológica para mejorar sus procesos y así obtener mayores rendimientos en un cultivo.

¿Qué es la agrotecnología?

La agrotecnología es la tecnología aplicada a la agricultura. Brinda los métodos y la maquinaria adecuada para optimizar la producción, enfocándose en los procesos utilizados en el sector para eficientizar el uso de los recursos y ayudar al agricultor en sus actividades.

El proceso y desarrollo de la tecnología en la agricultura son de suma importancia, ya que este sector es el encargado de alimentar al mundo. Se debe dar seguridad alimentaria para los países de todo el mundo, pues enfrentan problemas de gran impacto como cambios climáticos, escasez de agua, aumento de población y empobrecimiento de esta.

Existen diferentes tipos de tecnología aplicadas al sector agrícola entre las que destacan:

  • Agroquímicos: creación, desarrollo y uso de fertilizantes, nutrientes, plaguicidas y procedimientos fitosanitarios.
  • Mecánica: maquinarias como sembradoras, surcadoras, fumigadoras, tractores, recolectores y todas aquellas que facilitan la vida del agricultor.
  • Biológica: creación de semillas, fertilizantes, nutrientes y plaguicidas a partir de modificaciones celulares.
  • Informática: herramienta que utiliza plataformas y aplicaciones digitales para administrar y monitorear los procesos de cultivo.
  • Robótica: maquinaria especializada que se apoya del software agrícola para trabajar con agricultura de precisión. Los satélites y drones generan información (big data) que es analizada para llevar a cabo procesos de fertilización, cosecha o siembra a distancia por robots ‘inteligentes’.

Tecnología en la agricultura de precisión

La agricultura de precisión brinda un aumento y una notable mejoría al rendimiento del cultivo, como lo pueden ser los fertilizantes y los pesticidas, además de optimizar los recursos económicos.

La tecnología de igual forma se ha adaptado a la agricultura de precisión a modo de desarrollar procesos agrícolas más eficientes, innovadores y seguros, a través de la creación de mapas de productividad acorde a las condiciones agroclimáticas del campo tales como los elementos climatológicos como la humedad, el tipo de suelo y todas las condiciones que la localización geográfica conlleva, varían en la implementación de las nuevas tecnologías, al igual que el cultivo.

Beneficios de la tecnología en la agricultura

Hoy en día existen algunas tecnologías benéficas en la agricultura de precisión como:

  • Sistemas de posicionamiento: son importantes para el tráfico agrícola, puesto que brindan información y ubicación en tiempo real, permitiendo crear mejores rutas.
  • Tecnologías de tasa variable: Vitales para mejorar el uso de recursos, estas innovaciones se refieren a elementos necesarios para el campo.
  • Sensores remotos: son los encargados de capturar datos del cultivo, suelo, humedad, precipitaciones, crecimiento de las plantas, infestación de plagas y fertilizantes por medio de redes inalámbricas como Wi-Fi y Bluetooth.
  • Sistemas de recomendación aplicados a cosechas: dichos sistemas muestran mapas de rendimiento y mapas de productividad de los cultivos basados en información de cosechas pasadas, lo que mejora la gestión de los cultivos.
  • Aeronaves pilotadas remotamente: mejor conocidos como drones, ofrecen soluciones modernas y económicas en el ámbito de obtención de imágenes en zonas de difícil acceso y monitoreo del cultivo.

Todas estas estrategias tienen como principal objetivo el optimizar los recursos y aumentar la calidad y los rendimientos del cultivo.

Tecnologías para optimizar los recursos en el sector agrícola

Uno de los principales problemas del sector agrícola es el aumento de gastos en cuanto a recursos, tiempo y dinero, no obstante  gracias a la implementación de la tecnología, esto ha ido cambiando en los últimos años gracias a la tecnología.

La ciencia y tecnología están jugando un papel importante en el campo, gracias a su aumento en la productividad y ahorro de tiempo. Existen distintas  formas de simplificar y optimizar la producción y los recursos de tu campo:

Software de gestión: estos programas monitorean y procesan fuertes cantidades de información por medio de distintas aplicaciones digitales para que el agrónomo mejore en su toma de decisiones.

Robótica: el uso de estas máquinas, brinda al agricultor un mayor rendimiento y exactitud en su producción, permitiendo reducir costos, recursos y mano de obra.

Tractores inteligentes: esta herramienta permite al agricultor, por medio de cualquier dispositivo móvil con acceso a internet, ordenar y programar tareas para que éste trabaje posteriormente de manera autónoma.

ECommerce agroalimentario: a través de empresas y start-ups, se generan portales virtuales de venta, en donde las cadenas de distribución, conectan directamente a los agricultores con el consumidor final.

Agricultura sostenible: pensando en el medioambiente, por medio de un manejo integrado de plagas y del uso de semillas especializadas.

El nacimiento de una nueva era

El uso de máquinas y herramientas para trabajar el campo tiene una larga tradición, la cual se conoce como agricultura tradicional. Sin embargo, lo que estamos observando pasar en este siglo es la evolución y perfección de las mismas para optimizar recursos de la mano con la tecnología se le conoce como agricultura moderna.

Las soluciones a los problemas más comunes entre los agricultores es no retrasar en tiempo y forma las actividades ejecutadas en el campo, pero sobre todo, incrementar el rendimiento sin causar algún daño ambiental con instrumentos que les permitan:

  • Detectar el momento ideal para cosechar sin dañar el cultivo 
  • Conocer el estado del cultivo por medio de sensores o drones
  • Obtener información sobre la temperatura y humedad del suelo y los cultivos

Con esta información, los agricultores pueden decidir con mayor facilidad la cantidad de fertilizante que aplicarán para prevenir plagas y enfermedades y lidiar con malezas de difícil trato, logrando así un uso eficiente del riego obteniendo los rendimientos más altos. 

Ejemplos de tecnología agrícola

La tecnología aplicada al campo no es algo nuevo, ya que desde 1998 los agricultores han utilizado robots para ordeñar a su ganado y en el caso del sector agrícola, hoy se pueden encontrar drones, robots especializados en recolección, aplicaciones y cuadernos digitales entre muchas otras cosas.

Desde hace más de 25 años, la investigación de la tecnología en la agricultura no se ha detenido, por esto ha alcanzado grandes logros, sobre todo en la vinculación con las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TICs). Es por eso que, de acuerdo con la International Federation of Robotics, los robots de servicios profesionales para el campo se encuentran en el segundo puesto en número de ventas, sólo debajo de las aplicaciones para defensa y seguridad.

De acuerdo con este estudio, las aplicaciones más avanzadas se encuentran en robots que:

  • Monitorean el desarrollo de los cultivos
  • Controlan la luminosidad y temperatura dentro de los invernaderos
  • Siembran y/o cosechan automáticamente

Gracias a estas aplicaciones, se ha incrementado la eficiencia de la mano de obra y han bajado los accidentes laborales, pues los robots son máquinas que se mueven por ambientes hostiles, peligrosos y poco accesibles para las personas. Además, tienen la capacidad de transportar materiales peligrosos y de obtener información que puede procesarse para un posterior análisis de los terrenos.

Con esto, los robots no quitan del campo a las personas, sino que toman su lugar en tareas complicadas, creando al mismo tiempo nuevos puestos de trabajo en la agricultura moderna.

Sensores

Internet of Things (IoT) es un concepto que emerge del Big Data para conectar al internet con objetos que no son digitales, como los sensores o robots que permitan procesar la información y controlarla a distancia.

Los sensores desarrollan procesos de análisis y monitoreo de la información recabada, de igual forma verifican los niveles del agua, humedad y prevención de plagas.

La implementación de la tecnología en el sector agrícola no es algo nuevo, desde hace algún tiempo distintas empresas han iniciado con estas prácticas y han obtenido ventajas. En la agricultura de precisión proporcionan información específica y concreta para la mejor toma de decisiones a partir de los datos recopilados.

Una agricultura más inteligente 

Según una encuesta de la USFRA, 56% de los consumidores espera que los agricultores usen nuevas tecnologías e innovaciones para proteger el medioambiente.

En el sector agrícola de Estados Unidos utilizan cada vez más  sensores de humedad, drones, riego inteligente, mapeo del contorno del terreno, conducción autónoma y tractores habilitados con GPS para producir alimentos. Trabajando con una combinación de datos, matemáticos, hardware, software y análisis para mejorar sus prácticas.

Gracias a estas opciones tecnológicas los productores han logrado optimizar el rendimiento y han aumentado la producción y el aprovechamiento de sus recursos. Todo con el objetivo de promover un desarrollo sostenible y exitoso.