Cómo diagnosticar las aguas de riego

0
Share

1.TOMA DE MUESTRAS

Características del recipiente: preferentemente de plástico y de 1 litro de capacidad.

Características de la muestra:

-Representativa.
-Relativamente reciente (no debe transcurrir más de una semana entre la toma y el análisis).
-Conservación en nevera a 4 ºC.
-Debe ir perfectamente identificada, indicando: origen, localización, cultivo de destino, características de los suelos a regar.

2.PARÁMETROS A ANALIZAR

En el boletín de análisis deben aparecer:

A. Cationes: calcio, magnesio, potasio y sodio.
B. Aniones: cloruros, sulfatos, carbonatos, bicarbonatos y nitratos.
C. Parámetros de calidad:

-SAR. Se calcula a partir de las concentraciones de sodio, calcio y magnesio, según la figura 1. A partir del SAR se determina el SAR ajustado, a partir de la tabla 1.

Figura.1-Diagrama para determinar el RAS de las aguas de riego y para estimar el valor correspondiente del PSI del suelo en equilibrio con el agua. Fuente: Richars L.A (1974)

Tabla 1.– Cálculo del SAR ajustado. Valores correspondientes a las relaciones de cationes Ca, Mg y Na y de carbonatos y bicarbonatos.

Suma de Ca2+, Mg2+ y Na+(meq/l) Valor de (pK2-pKc) Suma de Ca2+ y Mg2+(meq/l) Valor de  p(Ca + Mg) Suma de CO32- y CO3H(meq/l) Valor de p(AlK)
0,05 2,0 0,05 4,6 0,05 4,3
0,10 2,0 0,10 4,3 0,10 4,0
0,15 2,0 0,15 4,1 0,15 3,8
0,20 2,0 0,20 4,0 0,20 3,7
0,25 2,0 0,25 3,9 0,25 3,6
0,30 2,0 0,30 3,8 0,30 3,5
0,40 2,0 0,40 3,7 0,40 3,4
0,50 2,1 0,50 3,6 0,50 3,3
0,75 2,1 0,75 3,4 0,75 3,1
1,00 2,1 1,00 3,3 1,00 3,0
1,25 2,1 1,25 3,2 1,25 2,9
1,50 2,1 1,50 3,1 1,50 2,8
2,00 2,2 2,00 3,0 2,00 2,7
2,50 2,2 2,50 2,9 2,50 2,6
3,00 2,2 3,00 2,8 3,00 2,5
4,00 2,2 4,00 2,7 4,00 2,4
5,00 2,2 5,00 2,6 5,00 2,3
6,00 2,2 6,00 2,5 6,00 2,2
8,00 2,3 8,00 2,4 8,00 2,1
10,00 2,3 10,00 2,3 10,00 2,0
12,50 2,3 12,50 2,2 12,50 1,9
15,00 2,3 15,00 2,1 15,00 1,8
20,00 2,4 20,00 2,0 20,00 1,7
30,00 2,4 30,00 1,8 30,00 1,5
50,00 2,5 50,00 1,6 50,00 1,3
80,00 2,5 80,00 1,4 80,00 1,1

Fuente: FAO (1976).
SAR ajustado = SAR [1 + (8,4-pHc)]
PHc = (pK2-pKc) + p (Ca+Mg) + p(AlK)

– Dureza =

Se expresa en grados hidrotimétricos.

– Carbonato sódico residual (CRS). CRS=(CO3H-) + (CO32-) – (Ca2+) – (Mg2+)

– Índice de Scott o coeficiente alcalinométrico. Relaciona el posible exceso de sodio respecto al cloruro y sulfato con el álcali nocivo para la planta. Para su cálculo deben diferenciarse tres casos, que aparecen en la tabla 2.

Tabla 2.– Cálculo del índice de Scott

meq/l mg/l
1er caso: Cl³ Na+ K1 =
2º caso: Cl < Na+ £ (Cl + SO42-)  K2 =
3ercaso: Na+ > (Cl + SO42-) K3 =

Fuente: Canovas (1986)

D. pH
E. Conductividad eléctrica (CE).
F. Boro.

3.INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

Para interpretar los resultados deben tenerse en cuenta de forma simultánea las características del agua, cultivo y suelo correspondientes.

A partir del CRS puede clasificarse el agua de la siguiente forma:

– Agua recomendable: CRS < 1,25.
– Agua poco recomendable: CRS entre 1,25 y 2.
– Agua no recomendable: CRS > 2.

En la tabla 3 se muestra la clasificación de las aguas de riego según su dureza.

Tabla 3.– Clasificación de las aguas de riego en función de los grados hidrotimétricos franceses.

Tipo de agua Grados hidrotimétricos franceses
Muy blanda Menor de 7
Blanda 7-14
Semiblanda 14-22
Semidura 22-32
Dura 32-54
Muy dura Más de 54

Fuente: Junta de Extremadura (1992).

El agua también puede clasificarse según los valores del índice de Scott (tabla 4).

Tabla 4.– Calidad del agua según los valores del índice de Scott

Calidad del agua Valores del Índice de Scott
Buena > 18
Tolerable 18-6
Mediocre 6-1,2
Mala < 2

Fuente: Canovas (1986).

El contenido en boro del agua de riego también determina su calidad (tabla 5), pero en este caso hay que considerar la tolerancia del cultivo a este microelemento.

Tabla 5.– Calidad del agua de riego en relación con su contenido en boro

Clase respecto al boro Cultivos sensibles ppm Cultivos semitolerantes ppm Cultivos tolerantes ppm
1 < 0,33 < 0,67 > 1,00
2 0,33 a 0,67 0,67 a 1,33 1,00 a 2,00
3 0,67 a 1,00 1,33 a 2,00 2,00 a 3,00
4 1,00 a 1,25 2,00 a 2,50 3,00 a 3,75
5 > 1,25 > 2,50 > 3,75

Fuente: Cadahía (1997).

A partir de los datos de CE y SAR se establece la clasificación del agua según las normas Riverside (tabla 6 y figura 2) que es un método fundamental para definir su calidad.

Figura 2-Normas de Riverside para evaluar la calidad de las aguas de riego.(U.S. Soild Salinity Laboratory). Fuente: Blasco y de la Rubia (Lab. de suelos IRYDA,1973)

Tabla 6.– Clasificaciones de las aguas según las normas Riverside

Tipos Calidad y normas de uso
C1 Agua de baja salinidad, apta para el riego en todos los casos. Pueden existir problemas sólo en suelos de muy baja permeabilidad.
C2 Agua de salinidad media, apta para el riego. En ciertos casos puede ser necesario emplear volúmenes de agua en exceso y utilizar cultivos tolerantes a la salinidad.
C3 Agua de salinidad alta que puede utilizarse para el riego de suelos con buen drenaje, empleando volúmenes de agua en exceso para lavar el suelo y utilizando cultivos muy tolerantes a la salinidad.
C4 Agua de salinidad muy alta que en muchos casos no es apta para el riego. Sólo debe usarse en suelos muy permeables y con buen drenaje, empleando volúmenes en exceso para lavar las sales del suelo y utilizando cultivos muy tolerantes a la salinidad.
C5 Agua de salinidad excesiva, que sólo debe emplearse en casos muy contados, extremando todas las precauciones apuntadas anteriormente.
C6 Agua de salinidad excesiva, no aconsejable para riego.
S1 Agua con bajo contenido en sodio, apta para el riego en la mayoría de los casos. Sin embargo, pueden presentarse problemas con cultivos muy sensibles al sodio.
S2 Agua con contenido medio en sodio, y por lo tanto, con cierto peligro de acumulación de sodio en el suelo, especialmente en suelos de textura fina (arcillosos y franco-arcillosos) y de baja permeabilidad. Deben vigilarse las condiciones físicas del suelo y especialmente el nivel de sodio cambiable del suelo, corrigiendo en caso necesario
S3 Agua con alto contenido en sodio y gran peligro de acumulación de sodio en el sujelo. Son aconsejables aportaciones de materia orgánica y empleo de yeso para corregir el posible exceso de sodio en el suelo. También se requiere un buen drenaje y el empleo de volúmenes copiosos de riego.
S4 Agua con contenido muy alto de sodio. No es aconsejable para el riego en general, excepto en caso de baja salinidad y tomando todas las precauciones apuntadas.

Por otro lado, la permeabilidad del sustrato influye de forma notable en la definición de la calidad del agua de riego, ya que es necesario conocer el suelo para determinar el riesgo de salinidad y de sodio. En las figuras 3 y 4 se muestra gráficamente la incidencia de la permeabilidad del suelo. También es aconsejable considerar el análisis de suelo, para prever la interacción del agua de riego, que va a ser determinante sobre la nutrición de la planta. En la figura 5 se muestra gráficamente la clasificación de Wilcox, que relaciona la CE con el porcentaje de sodio respecto al total de cationes.

Figura 3-Clasificación de las aguas de riego basada en el riego de salinidad.

Fuente: Cánovas (1986)

Figura 4-Clasificación de las aguas de riego basada en el riego de sodio.

Fuente: Cánovas(1986)

Figura 5 -Normas de L.V. Wilcox. Diagrama para la interpretacion de un agua de riego.(Adaptado de «The Quality of Water for Irrigation USE¨,U.S.D.A).

Fuente Cánovas (1986)

Related Posts