15/07/2022

Revista InfoAgro México

Toda la agricultura, ahora en tus manos

Dos estudios de salud avalan el consumo de mango

Dos estudios de salud avalan el consumo de mango

Ambos estudios han sido financiados por la National Mango Board

*Francisco Seva Rivadulla. Periodista Agroalimentario Internacional

Como el bajo consumo de frutas y verduras sigue contribuyendo a las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, como la diabetes y las enfermedades cardíacas, dos nuevos estudios de investigación encuentran que el consumo regular de mango puede mejorar las dietas y ayudar a controlar los factores de riesgo clave que contribuyen a las enfermedades crónicas.

En concreto, estos nuevos estudios informan de hallazgos en dos áreas: El consumo de mango se asocia a una mejor calidad de la dieta en general y a la ingesta de nutrientes de los que muchos niños y adultos carecen en niveles óptimos, y 2) El consumo de mangos como tentempié puede mejorar el control de la glucosa y reducir la inflamación, en contraste con otros tentempiés dulces.

Dado que el consumo de mango está muy extendido en las cocinas de todo el mundo y que el 58% de los estadounidenses declararon tomar un tentempié al menos una vez al día en 20211, esta nueva investigación aporta pruebas adicionales de que el consumo regular de mango puede tener ventajas para la salud y ser relevante para las preferencias dietéticas culturales y los patrones de alimentación actuales.

El consumo de mango se asocia con una mayor calidad de la dieta y una mejor ingesta de nutrientes de interés en niños y adultos

Un reciente estudio observacional encontró resultados positivos en la ingesta de nutrientes, la calidad de la dieta y los resultados de salud relacionados con el peso en individuos que consumen mango frente a los que no lo hacen. El estudio, publicado en Nutrients en enero de 2022, utilizó datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de los Estados Unidos (NHANES) de 2001 a 2018 para comparar las dietas y la ingesta de nutrientes de los consumidores de mango con las personas que no lo consumían.

El estudio demostró que los niños que comían regularmente mango tenían una mayor ingesta de vitaminas A, C y B6, que refuerzan el sistema inmunitario, así como de fibra y potasio. La fibra y el potasio son dos de los cuatro «nutrientes preocupantes» definidos por las Guías Alimentarias para los Estadounidenses, lo que significa que muchos estadounidenses no cumplen las recomendaciones al respecto.

En los adultos, los investigadores encontraron resultados similares, mostrando que el consumo de mango estaba asociado con una ingesta diaria significativamente mayor de fibra y potasio, pero también de vitaminas A, B12, C, E y folato, una vitamina fundamental durante el embarazo y el desarrollo del feto. Tanto para los niños como para los adultos, el consumo de mango se asoció a una menor ingesta de sodio y azúcar, y para los adultos se asoció a una menor ingesta de colesterol.

«Hace tiempo que sabemos que existe una fuerte correlación entre la dieta y las enfermedades crónicas», afirma Yanni Papanikolaou, investigador del proyecto. «Este estudio revela que tanto los niños como los adultos que comen mangos tienden a tener una calidad de dieta significativamente mejor en general, junto con una mayor ingesta de fibra y potasio en comparación con los que no comen mangos. También es importante que el mango encaje en muchas cocinas diversas. Las frutas enteras se consumen poco, y el mango puede fomentar el consumo de fruta, especialmente entre poblaciones diversas en crecimiento.»

El consumo de mango se asocia a un mejor control de la glucosa y a una menor inflamación

Además de estos amplios beneficios del consumo de mango, otro estudio piloto, publicado en Nutrition, Metabolism & Cardiovascular Diseases en 2022, analizó el mango como tentempié y descubrió que el consumo de mangos enteros como tentempié frente a un tentempié de control tenía mejores resultados de salud en adultos con sobrepeso y obesidad3. Dado que el 97% de los adultos estadounidenses consumen tentempiés que aportan hasta el 24% de su ingesta energética diaria , este estudio pretendía comparar el consumo de 100 calorías diarias de mango fresco como tentempié con el consumo de galletas bajas en grasa con las mismas calorías.

Veintisiete adultos participaron en el estudio, todos ellos clasificados como con sobrepeso u obesos en base al Índice de Masa Corporal (IMC) y no informaron de ninguna condición de salud conocida. Los participantes recibieron mango o galletas bajas en grasa como tentempié mientras mantenían su dieta y nivel físico habituales durante 12 semanas, y tras un periodo de cuatro semanas de descanso se les dio el tentempié alternativo durante otras 12 semanas.

Los investigadores midieron los efectos sobre la glucosa, la insulina, los perfiles lipídicos, las enzimas de la función hepática y la inflamación. Al final del periodo de prueba, los resultados indicaron que el consumo de mango mejoraba el control glucémico (la capacidad de un individuo para gestionar los niveles de glucosa en sangre, un factor importante para prevenir y controlar la diabetes) y reducía la inflamación.

Los resultados mostraron que no hubo un descenso de la glucosa en sangre cuando los participantes merendaron galletas bajas en grasa. Sin embargo, cuando merendaron mangos se produjo una disminución estadísticamente significativa (p= 0,004) de los niveles de glucosa en sangre a las cuatro semanas y de nuevo a las 12 semanas, a pesar de que había el doble de azúcar, de origen natural, en los mangos en comparación con las galletas. Los investigadores también observaron mejoras estadísticamente significativas en los marcadores de inflamación, la capacidad antioxidante total (TAC) y la proteína C-reactiva (CRP), cuando se comía mango. La TAC es una medida de la capacidad antioxidante general, o de la capacidad de los alimentos para prevenir la oxidación en las células. La PCR es un biomarcador utilizado para medir la inflamación en el organismo. La investigación sugiere que los antioxidantes abundantes en los mangos ofrecieron más protección contra la inflamación en comparación con las galletas.

«Los resultados de este estudio muestran que los antioxidantes, la fibra y los polifenoles que abundan en el mango pueden ayudar a contrarrestar el consumo de azúcar y ayudar a controlar la glucosa. Los antioxidantes también pueden ofrecer protección contra la inflamación», afirma la Dra. Mee Young Hong, investigadora principal del estudio y profesora de la Facultad de Ciencias del Ejercicio y la Nutrición de la Universidad Estatal de San Diego. «Es necesario seguir investigando, pero los resultados iniciales son alentadores para las personas que disfrutan de los aperitivos dulces».

Algunas de las limitaciones de este estudio son el tamaño de la muestra, el uso de una sola dosis de mango y la medición de los efectos en los participantes sin ninguna condición preexistente. Las investigaciones posteriores deberían explorar la dosis óptima de mango y examinar los efectos a largo plazo del consumo de mango en las personas con afecciones metabólicas. También sería beneficioso comparar el mango con un tentempié de control emparejado con fibra para distinguir los efectos de la fibra frente a los compuestos bioactivos del mango.

Con sólo 99 calorías y más de 20 vitaminas y minerales diferentes, una porción de 1 taza de mango es rica en nutrientes, lo que la convierte en un superalimento. Dado que el mango se consume ampliamente en culturas de todo el mundo y de Estados Unidos, la investigación sobre sus beneficios para la salud contribuye a una mejor comprensión de su lugar en una dieta saludable.