EL CAMPO NO PUEDE DETENERSE.

En el ultimo bimestre del año 2019 a nivel global surgió el primer brote de Coronavirus (Covid-19) en China. A las pocas semanas este virus se fue expandiendo a otros países deteniendo completamente la actividad social y económica.


Aun cuando en todos los países de todos los continentes están en cuarentena, en muchos incluso existe el toque de queda hay actividades esenciales que no pueden detenerse como las medicas y el sector agrícola.


Al ser una actividad primaria este sector es una de las labores que aun ante la contingencia sanitaria no se pueden dejar de lado sus actividades diarias , debido a ser los encargados de suministrar alimentos a nivel global.


El sector agrícola va de la mano con el sistema económico y siempre es uno de los más afectados , este es el único en el que todos sus productores salen diariamente al campo a seguir con sus actividades habituales contando con gestiones y medidas sanitarias más estrictas de lo que habitualmente se aplican.


En México las cosecha no se ha detenido, así como en Europa las productoras de flores han seguido trabajando y sus ventas han ido en declive por la misma contingencia. En el momento que a un cultivo se le deja de dar el mantenimiento necesario no solo hay pérdida económica en la productora si no que esto también puede llevar consigo la hambruna mundial al ser uno de los productores de insumos alimentarios para el mundo.


El campo no se puede detener aun durante una pandemia como la que de momento se esta viviendo a nivel mundial, todos los países dependen del sector agrícola mundial para el abasto de alimentos y el balance económico del mismo.


La agricultura es una actividad esencial tan silenciosa que aun en los tiempos más difíciles siguen laborando como cualquier día, con los protocolos sanitarios más estrictos que usan desde siempre y abasteciendo alimentariamente a la humanidad