La polinización en la familia de las cucurbitáceas

0
Share

En México, las cucurbitáceas más cultivadas son el melón, la sandía, el pepino y la calabacita, las cuales representan un alto porcentaje de las exportaciones hortícolas mexicanas.  No se debe olvidar que uno de los factores más importantes entre los integrantes del sistema productivo de las cucurbitáceas, es el uso de agentes polinizadores, pues dadas las características florales de estas especies, resulta incomprensible entender como el agricultor mexicano no aprovecha este recurso. De hecho, son pocos los agricultores que emplean colmenas en sus cultivos y muchos los que, a pesar de contar con ellas, no hacen un manejo adecuado.

Una mejoría en el sistema de polinización de las cucurbitáceas en México llevaría ligado un fuerte incremento en la producción de estos cultivares, es por ello que deben dejarse claros los conceptos teóricos de cómo manejar la polinización en las explotaciones.

Para comenzar a describir la polinización en la familia de las cucurbitáceas, resulta fundamental conocer las características morfológicas de su estructura reproductiva, la flor.

Las cucurbitáceas son plantas monoicas, es decir, cuentan tanto con flores masculinas como femeninas en la misma planta, siendo poco usuales los casos en los que aparecen flores hermafroditas (melón y algunas variedades de pepino). Ambas flores producen néctar y su polen es pesado y pegajoso por lo que, en general, necesitan  polinizadores entomófilos como las abejas, ya que el viento por sí solo no puede desplazar el polen.

En algunos casos, sobre todo en cultivo de calabacita, se emplean fitorreguladores (por ejemplo ANAamida) y bioestimulantes para su polinización. La aplicación exógena de estas sustancias requiere de amplios plazos de seguridad. Se recomienda llevar a cabo la ejecución de las labores químicas al final de la tarde o noche, cuando bajan las temperaturas y las abejas se guarnecen en sus colmenas. No se deben aplicar dosis excesivas de determinados productos, ya que pueden ejercer un efecto repelente sobre las abejas. Esta situación se ve agravada en el cultivo de sandía, donde normalmente las flores resultan poco atractivas para los polinizadores entomófilos.

En los frutos de las cucurbitáceas, la calidad está vinculada al número de semillas, teniendo una relación muy estrecha el tamaño y forma de los frutos con la cantidad de semilla presente en el mismo. En ocasiones se confunde la aparición de malformaciones en frutos debidas a una mala polinización con la presencia de enfermedades.

En el caso de las cucurbitáceas, el periodo de polinización es muy corto y al mismo tiempo se quiere una producción máxima y uniforme, por lo tanto, es necesaria la introducción de agentes polinizadores. Es por ello que el tiempo de introducción y eliminación de las colmenas debe ser el más preciso posible. Se deben colocar cuando el 10% de las plantas cuentan con flores. La presencia de otras plantas alrededor de nuestras cucurbitáceas puede causar la disminución de la polinización, por lo que ello influirá en el número de colmenas que se implanten. Como norma general, el número mínimo de colmenas será de 3 colmenas/ha, siendo lo ideal colocar entre 6-8 colmenas/ha.

Se ha comprobado en diversas investigaciones, que no es posible lograr buenas producciones comerciales de frutos sin la presencia de insectos polinizadores. Entre los insectos, las abejas son los mejores agentes de polinización, ya que están especializadas en esta labor y se encuentran fácilmente en la naturaleza, son fáciles de manejar y se pueden ubicar donde se desee en caso de utilizar colmenas comerciales. Cuando las condiciones climatológicas son adversas, con altos vientos o días nublados, el uso de abejorros está más justificado, ya que en estas condiciones pueden polinizar sin problema alguno, mientras que las abejas no.

PEPINO

Una parte de las variedades de los pepinos cultivados (Cucumis sativus) es partenocarpa. Esto significa que el fruto comienza a formarse sin que la polinización tenga lugar. Por esta razón, en estos cultivos los abejorros u otros polinizadores, no son necesarios para polinizar.

En la actualidad, los mejoradores de pepino han introducido híbridos ginoicos (predominancia de flores femeninas), con lo que se han podido aumentar los rendimientos, aunque esta característica viene determinada principalmente por las condiciones climáticas de la zona. También se realizan mezclas de variedades ginoicas con monoicas para que exista suficiente polen para la actividad entomófila.

Las variedades ginoicas requieren de flores macho como fuente de polen, es por ello por lo que el uso de polinizadores como abejas o abejorros ha de ser empleado.

El uso de colmenas de abejorros se lleva a cabo en variedades no partenocárpicas, como es el pepinillo conocido comúnmente en México como “pickle’’. Estas variedades tienen flores masculinas y femeninas en la misma planta. Los dos tipos de flor producen néctar (solamente la flor masculina produce polen).

Por otro lado, cabe mencionar que la autopolinización (polinización con polen de la misma planta) también se produce pero es la polinización cruzada quien juega un papel importante en el caso del pepinillo. Con un pequeño esfuerzo, la visita de los abejorros se puede determinar por la presencia de granos de polen sobre el estigma de la flor femenina. Aunque la flor del pepinillo produce néctar, éste no es siempre suficiente para un desarrollo óptimo de la colonia de abejorros. Por esta razón, se suministra con agua azucarada, aunque para obligar a los abejorros que visiten todas las flores con néctar, se suele cerrar cada 3 días el dispensador.

Esquema de introducción

Para la polinización de pepinillo se trabaja generalmente con colonias de abejorros estándar, las cuales contienen entre 50 y 60 obreras y tiene una vida útil de 8-12 semanas. Una colmena tiene un radio de polinización de aproximadamente 2,000 m². Para extensiones más pequeñas, se puede colocar otro tipo de colmenas con menos obreras.

Después de los primeros vuelos de orientación comienzan directamente con la polinización de las flores. Los abejorros son generalmente activos por la mañana y por la tarde a temperautras entre 10-30°C, y su actividad depende también del patrón de floración de la planta.

Instrucciones de uso

– Colocar la colmena de 0.5 a 1 metro del suelo, protegidas de la radiación solar directa, de la condensación de agua cuando las temperaturas son bajas y de la lluvia. Cuando las temperaturas son elevadas se aconseja resguardar la colmena para evitar que el nido muera por asfixia y ventilación reducida.

– Colocar la colmena durante el tiempo que está fuera del invernadero en un sitio con una temperatura entre los 18 y 20°C.

– En caso de tener suministro de CO2 en el entorno de la colmena, se debe cerrar esa zona para evitar la intoxicación de los abejorros.

– Proteger la colmena contra la entrada de hormigas que buscan conseguir el néctar de la colonia.

– Dejar descansar los abejorros algún tiempo (1/2 a 1 hora) antes de abrir el agujero (agujeros) de vuelo.

– En el caso de cultivos en túnel o en invernadero, se recomienda la apertura del orificio de entrada-salida de vuelo después de cerrar las ventanas de ventilación (a final del medio día). De este modo, se evita que los abejorros durante sus vuelos de orientación salgan del invernadero y no regresen.

Control de plagas

La combinación de abejorros con enemigos naturales no crea problemas. Sin embargo, la utilización de productos químicos tiene directa o indirectamente un efecto negativo sobre los abejorros. 1) Directamente porque mueren obreras y larvas por contacto o inhalación e 2) indirectamente cuando rechazan visitar la flor, por el olor que emiten estas flores tras haber sido sometidas a un tratamiento químico. En cuanto a los pesticidas sistémicos (pesticidas que son absorbidos por la raíz) habitualmente presentan un efecto residual a largo plazo.

Para conocer la compatibilidad de los abejorros con respecto a diferentes materias activas que puedan utilizarse como pesticidas, existen manuales de efectos secundarios en los que se pueden consultar la compatibilidad del pesticida con el abejorro y la forma de operar con la colonia si se van a introducir pesticidas en el cultivo. En todos los casos, antes de usar un pesticida hay que poner en funcionamiento el sistema de la colmena que sólo permite la entrada de abejorros y no su salida. Después de aproximadamente una hora se puede cerrar completamente la colmena o retirarla del invernadero para su protección.

Related Posts