Las semillas y la agricultura

0
Share

Una semilla cambio la historia de la humanidad. El mayor descubrimiento de los seres humanos para que la vida sea hoy como la conocemos, fue el descubrir que al plantar un grano se obtenían nuevos brotes y gracias a ello el mundo se desarrolló hasta llegar a lo que conocemos.

En la edad de piedra los humanos extraían raíces, cortaban fruta y cazaban animales para comer, cuando estos recursos se agotaban en el lugar, pasaban hambre y debían trasladarse de sitio para encontrar nuevos recursos que consumir para su subsistencia.

Al empezar a comprender que plantando una semilla en el suelo se conseguían nuevos brotes, empezaron a cultivar sus propias cosechas y a vivir en un solo lugar. Y ese a sido hasta hoy uno de los descubrimientos más trascendentales de la historia de la humanidad.

La semilla es, de acuerdo con la botánica, el componente de una fruta que alberga el embrión que puede derivar en una nueva planta. Partiendo de este punto existen diferentes formas de obtener semillas Cuando vamos a sembrar algún cultivo, las semillas que vamos a ocupar pueden ser de distinto tipo. Hay algunas cosas que debemos saber de las semillas ya que afectan el resultado de forma considerable.

En las semillas hay varios atributos que son deseados como vigor, tolerancia a condiciones climáticas, productividad, calidad del producto, homogeneidad, etc. Las formas de aproximarse a la planta ideal son varias y a continuación veremos las dos más comunes, Las (OGMs) o transgénicas y las hibridas

¿Qué son los organismos genéticamente modificados (OGM)?

Los organismos genéticamente modificados (OGMs) son especies vegetales que fueron sometidos a la incorporación o modificación de genes, mediante el uso de herramientas de ingeniería genética.

La modificación genética en las plantas por lo tanto es la manipulación del desarrollo, estructura o composición de una planta por medio de la inserción de secuencias de ADN específicas. Estas secuencias pueden ser derivadas de la misma planta, produciendo organismos intragénicos, pueden también ser generados por la inserción de un gen proveniente de otra planta, produciendo organismos cisgénicos, o bien organismos transgénicos si la fuente del gen proviene de una especie diferente.

Las semillas de plantas que han sido modificadas genéticamente, insertando genes de otras especies en los frutos para obtener resistencias a herbicidas o diferentes insectos. Suelen estar creadas por grandes compañías como Monsanto o Bayer, y están patentadas, con lo que la extracción de semillas es ilegal.

La primera planta genéticamente modificada (GM) se desarrolló en China. Era una planta de tabaco resistente a ciertos virus y se empezó a cultivar en 1992. Dos años más tarde, se comercializó en Estados Unidos una especia de tomate caracterizado por su capacidad de madurar más lentamente.

¿Qué es un hibrido?

Un hibrido es la producción convencional, pero utilizando por ejemplo un maíz que tiene un buen tallo y sabes que ese tallo lo puedes pasar al otro maíz que tiene buen rendimiento, lo que haces es cruzarlos y polinizar. Esto se hace desde hace muchos años, es decir, el hibrido es la cruza de dos líneas de padres, que se dan en la naturaleza, sin un manejo genético.

Esta técnica, basada en un proceso natural, necesita hacerse en un invernadero tecnológico que posibilita obtener las mejores cualidades de las plantas y reproducirlas en una nueva semilla que reúna las características específicas que el mercado necesita. Este proceso puede llevar hasta ocho años.

Por lo tanto, una semilla hibrida es la cruza por polinización controlada de dos variedades muy puras y estables que se combinen bien. Es decir, mezclar una planta de una variedad que casi siempre entrega los mismos resultados con una de otra variedad que también es muy homogénea en sus resultados.

Un híbrido F1 es la primera generación de esta cruza y generalmente las semillas que encontramos son F1. Las variedades puras que se cruzan son en general conocidas y apreciadas por los cultivadores y consumidores y la cruza viene a mejorar aún más estas variedades. Los híbridos no tienen nada que ver con los transgénicos y de hecho algunas veces se dan de manera natural, sin intervención de las personas.

El problema que hay con las semillas híbridas es que, si guardamos semilla de nuestra producción, estas semillas no serán iguales a las F1, generalmente serán mucho peores por lo que tendremos que comprar semillas cada año.

Related Posts