MANEJO INTEGRAL DE PLAGAS. Control biológico y control químico.

0
Share

Una plaga es una población de animales fitófagos ya que se alimentan de materia vegetal, disminuyendo la producción de cultivos, reduciendo también el valor de la cosecha o incrementando costos en la producción.  Se relaciona directamente con un criterio económico el cual se puede llegar a ver afectado en el sector empresarial e industrial ocasionado por una proliferación de plaga.

En el sector agrícola existen distintos tipos de control de plagas de índole biológica y química, los cuales han ayudado controlar o bien erradicar la proliferación de plagas de cultivos

CONTROL BIOLÓGICO

El control biológico en la liberación de enemigos naturales con el objetivo de tener bajo control los organismos que causan daño en el cultivo. Precisamente, el control biológico busca la reducción de la población de la plaga a niveles que no causen deterioro económico y que pueda garantizar la supervivencia del controlador

En América latina el control biológico de plagas comenzó a desarrollarse en el siglo XX e inicios del siglo XXl, con diferente intensidad y resultados.

En el año de 1999 Miguel Ángel Altieri y Clara Nicholls elaboraron un análisis sobren el control biológico clásico en Latinoamérica del pasado, presente y futuro de este sistema donde incluyeron el uso de plaguicidas y el impacto en la salud y el medio ambiente incluyendo el control de plagas de países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, México y Perú.

Pérez Consuegra, (2004) hace referencia a una definición más reciente de control biológico enunciada por Van Driesche y Bellows (1996) que expresa que «el control biológico es el uso de parasitoides, depredadores, patógenos, antagonistas y poblaciones competidoras para suprimir una población de plagas, haciendo esta menos abundante y por tanto menos dañina que en ausencia de éstos», considerando esta definición bastante amplia y que incluye todos los grupos de organismos con capacidad para mantener y regular densidades poblacionales de organismos plaga a un nivel bajo, por lo tanto todos pueden considerarse agentes de control biológico y estar incluidos en la categoría de enemigo natural.

El control biológico es uno de los sistemas contra plagas más ventajosos en cuanto a los sistemas de control de plagas.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

El control biológico cuando funciona posee muchas ventajas (Tejada, 1982; Summy and French, 1988) entre las que se pueden destacar:

• Poco o ningún efecto nocivo colateral de los enemigos naturales hacia otros.

• La resistencia de las plagas al control biológico es muy escasa

 • Frecuentemente es a largo término, pero permanente.

• Evita plagas secundarias

. • No hay intoxicación

El control biológico también cuenta con algunas desventajas como:

• Poco conocimiento sobre principios del control biológico de plagas.                                                                                                           

 • Falta de apoyo económico.

 • Poco personal capacitado para aplicarlo.

 • No está disponible en la gran mayoría de los casos.

• Enemigos naturales más susceptibles a los plaguicidas que las plagas.

 • Los enemigos naturales se incrementan con retraso en comparación a las plagas que atacan, por lo cual no proveen una supresión inmediata.

Aun cuando el control biológico para plagas puede ayudar a que una productora sea mas sustentable no es tan utilizado aun en todas las productoras.

CONTROL QUÍMICO

El control químico de  plagas consiste en debilitar, interrumpir o prevenir   el crecimiento sus poblaciones en cultivos mediante el uso de sustancias químicas; como el uso de pesticidas. Según la efectividad de este son llamados de manera específica como insecticidas que prevén la plaga de insectos, herbicidas y fungicidas que ayudan a lidiar con malezas enfermedades fungosas.

Los plaguicidas fueron descubiertos a partir de la segunda guerra mundial y desde entonces han sido una herramienta indispensable   para la agricultura. Fue a partir de 1945 comenzó a elevarse notoriamente el uso de plaguicidas en cultivos a nivel mundial, esto debido a que los insecticidas forman parte del 40% del total de productos químicos utilizados en la agricultura.

FASES

El Control de Plagas basado exclusivamente en el uso de plaguicidas, sumado a la modernización de la agricultura con miras a una mayor productividad y eficiencia, sin tomar en cuenta los factores ecológicos y ambientales, ha pasado por diferentes etapas antes de llegar al estado de crisis y al convencimiento de la necesidad de implementar un control más racional que se ha venido a llamar Manejo Integrado de Plagas. Estas fases, provocadas por la necesidad de mantener a raya los organismos dañinos, basándose exclusivamente en el control químico, han sido mencionadas entre otros por Smith (1969) y Metcalf y Luckmann (1975).

Subsistencia

La agricultura de subsistencia o en pequeña escala donde la producción es para consumo local o familiar. Los métodos de control se basan en métodos culturales (variedades locales, cultivos múltiples, etc.) y sanitarios, con alto uso de mano de obra y poca utilización de insumos.

Explotación

Esta sucede con el aumento del área bajo cultivo, «innovación » de la agricultura, uso  excesivo de maquinarias e insumos, se produce para la agroindustria enfatizando en obtener ganancias comparables a otras actividades económicas. En estas condiciones el control de plagas se basa exclusivamente en el uso de plaguicidas, aplicándolos por calendario sin tomar en cuenta la población de la plaga o presencia de estas. Al comienzo de esta fase se observa un incremento notable de la producción y productividad, lo que contribuye a incrementar aún más estas prácticas de control.

Crisis

Con el transcurso del tiempo, a sido necesario utilizar los plaguicidas más frecuentemente y en mayores dosis debido a una mayor tolerancia y a la resurgencia violenta de las plagas. Se sustituyen los productos ineficaces por otros y éstos a su vez resultan inocuos al poco tiempo. Simultáneamente, las especies consideradas de importancia secundaria o poco conocidas surgen como plagas importantes. Esta combinación de resistencia a los productos químicos, la rápida resurgencia de las plagas después del tratamiento y la transformación de plagas secundarias en plagas de primer orden, en relación con problemas de mercadeo, aumentan enormemente los costos de producción y por lo tanto la rentabilidad del cultivo.

Desastre

Esta etapa consiste en el uso cada vez mayor de plaguicidas para mantener las plagas a niveles aceptables comienza a hacerse insostenible, los costos son tan altos que el cultivo o los cultivos no pueden cubrirse con los precios existentes en el mercado.  Aun cuando el uso de plaguicidas se vuelva intenso, la calidad de los productos cosechados no es aceptable para la industria o para consumidores desde el punto de vista sanitario. Dando lugar a un colapso de la agricultura en la zona afectada, el abandono del cultivo, de las tierras y los problemas sociales que esto atrae.

Manejo o Control Integrado de Plagas

Luego del desastre los productores y organismos estatales relacionados con la producción agrícola quedan convencidos que es necesario aplicar medidas de control que armonicen con el ambiente, basados en el conocimiento de la biología de las plagas y fenología de los cultivos. A pesar de que en el país existen ya zonas y cultivos en la fase de desastre (Cermeli 1980), la implementación del manejo Integrado de Plagas no ha encontrado el apoyo ni el respaldo del Sector Oficial y Privado, salvo muy contadas excepciones.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

Aun cuando el control químico cuenta con problemas e inconvenientes debido al uso de plaguicidas en la producción agrícola se ha notado que estos han contribuido notablemente a:

  • Aumentar los rendimientos a nivel mundial (producción y productividad).
  •  Mejorar la calidad y aspecto físico de los productos agrícolas.
  • Mayor eficiencia en la protección de plantas.
  • Estabilidad en el negocio agrícola.

Alguna de las ventajas del uso de químicos incluyendo insecticida se encuentran:

  • Es el único método o recurso práctico para controlar las plagas una vez que han sobrepasado el nivel económico de infestación o están a punto de alcanzarlo.
  • Ejercen una rápida acción curativa, lo que permite evitar daños económicos.
  • Poseen un amplio rango de usos, propiedades, métodos de aplicación, selectividad, etc.
  • Son, en líneas generales, de bajo costo y su uso produce una relación costo/beneficio relativamente alto.
  • Se utilizan cuando son necesarios.

Los problemas ocasionados por el uso excesivo de plaguicidas son:

  • Desarrollo de poblaciones resistentes más de 400 especies de importancia económica o de salud pública.
  • Resurgencia de las poblaciones de plagas y como consecuencia la «adicción» a los plaguicidas.
  •  Brotes violentos de plagas secundarias u ocasionales.
  • Efectos adversos sobre organismos a los que no va dirigido el tratamiento:
  • Enemigos naturales como los parasitoides, depredadores y patógenos.
  •  Abejas y polinizadores.
  • Fauna silvestre (peces, aves, mamíferos, etc.).
  • Hombre y animales domésticos.
  •  Plantas cultivadas.
  • Consecuencias adversas de salud por residuos en los productos cosechados
  • Peligros directos en aplicación.
  • Reducción en componentes bióticos de los agroecosistemas.
  • Elevado costo económico y energético.

El control químico de plagas lleva consigo mayor producción y es eficaz ante una productora, no obstante, su uso excesivo actualmente ha llevado a dejar de lado las consecuencias ecológicas que este trae consigo tanto para el sector agrícola como para el mismo hombre.

Related Posts