México, tierra fértil

0
Share

Hace unos días, teniendo como marco el majestuoso Alcázar del Castillo de Chapultepec, las autoridades de agricultura de nuestro país, que encabeza el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, el siempre activo José Eduardo Calzada Rovirosa, presentaron el Atlas Agroalimentario 2016, una de las radiografías más precisas que desde hace tres años elabora el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), que dirige Patricia Ornelas Ruiz.

Se trata de un esfuerzo de profesionales que analizan, validan, confrontan y liberan la información nacional en materia agrícola y pesquera, apoyados con herramientas y registros administrativos de otras fuentes, padrones, imágenes satelitales, aviones no tripulados y lo último de la tecnología para conformar un estudio exhaustivo del campo mexicano que sirva para la toma de decisiones de productores agrícolas y autoridades.

Con el apoyo del SIAP es posible monitorear más de 800 productos agroalimentarios, lo que permite la toma de decisiones con información veraz y oportuna dirigida al fortalecimiento del sector. Hay que destacar que nuestro país ha sido y es en la actualidad un referente a nivel mundial en el registro y manejo de sistemas de información de los sectores agropecuario y pesquero y por la riqueza de sus tierras y sus mares se consolida como una nación líder en la producción de alimentos.

De manera ágil, oportuna y veraz, el SIAP integra, sistematiza y publica la información oficial, estadística y geoespacial acerca del sector agroalimentario mexicano, lo que fortalece e impulsa la toma de decisiones de los agentes económicos involucrados en la producción, distribución y comercialización de los alimentos que llegan a la mesa de nuestras casas día con día.

Es un esfuerzo perfectamente coordinado mediante la Red Agropecuaria en Web, que es un sistema de captura de información fidedigna instalado en 33 delegaciones del país, más de 190 Distritos de Desarrollo Rural y 713 Centros de Apoyo para el Desarrollo Rural, ubicados en todo el país.  No podríamos entender a nuestro país sin esa riqueza culinaria que se nutre de lo más rico y generoso que tenemos: la tierra, nuestro campo y nuestros campesinos. Por ello, por esos millones de mexicanas y mexicanos que todos los días dejan parte de su vida en nuestros campos agrícolas, en comunidades pecuarias y pesqueras, esta información deberá estar encaminada a mejorar sus condiciones de vida a través de la toma de decisiones que fomenten también alianzas estratégicas, hoy más que nunca, para la inversión en el campo, a fin de generar más empleos, riqueza y mejor calidad de vida para quienes forman parte del sector rural.

No hay que olvidar, además, el compromiso de garantizar la Seguridad Alimentaria de los mexicanos en momentos en que pareciera que los muros, en lugar de los puentes, son la solución a los problemas de la migración. Destacan en este Atlas Agroalimentario 2016 cifras que nos revelan cuántos mexicanos generan la producción agropecuaria y pesquera en el país. De los 50.8 millones de compatriotas que trabajan, 5.3 millones lo hacen en actividades agrícolas, poco más de 810 mil en la cría y explotación de especies ganaderas y casi 140 mil en la pesca y acuacultura. La existencia de una red de 11 tratados de libre comercio con 45 países el mundo, con un mercado potencial de cerca de mil 500 millones de personas, obliga a la búsqueda de nuevas oportunidades y mejores condiciones para las ventas de productos de origen agrícola, pecuario y pesquero de México en los mercados internacionales.

Hoy podemos encontrar en el mundo aguacate, jitomate, berries, ganado bovino, chiles y pimientos, azúcar, chocolate, nuez, pepino, sandía, camarones, carne de porcino o limones, todo de origen mexicano. Estos productos representan el 64 por ciento del total de divisas por las ventas de productos agroalimentarios. Nuestro superávit comercial agroalimentario es actualmente de 960 millones de dólares, saldo no visto en los últimos 20 años.

Related Posts