México y Marruecos acaparando la demanda de tecnología agraria

0
Share

La producción regional de invernaderos ha vuelto a los niveles previos a la crisis. La extensión de cultivos cubiertos de forma permanente supera con creces las 6.500 hectáreas. Las ventas al exterior de armazones y sistemas automatizados de riego aumentaron el año pasado casi un 20%, hasta llegar a los 37 millones de euros, gracias sobre todo a la demanda de México y Marruecos. Murcia se mantiene como líder nacional en la fabricación de estas estructuras, un puesto que no llegó a perder ni en el peor momento de la recesión.

El Instituto de Fomento (Info) resalta que, tras cuatro décadas de experiencia, Murcia genera una tecnología agrícola «espectacularmente competitiva», capaz de abrirse paso en «mercados exigentes» -Almería, Alicante, Canarias, Alemania, Francia e Italia- y desbancar a competidores veteranos como los de Israel, Holanda y Estados Unidos.

Gran parte de la efectividad de los invernaderos fabricados en la Región se debe a los sistemas automatizados de climatización y riego que incorporan. Sus estructuras emplean menos metal para abaratar costes y ofrecen todo tipo de soluciones protectoras para los cultivos: invernaderos de capilla, en dientes de sierra, de tipo Venlo u holandés, de tipo parral o almeriense, en raspa y amagado, minitúnel, multitúnel, etcétera. Junto a estos fabricantes se ha desarrollado una industria de plásticos con gran peso en la Región, capaz de producir films, mallas y paneles adaptados a cada tipo de cultivo y clima.

Liderazgo en ventas

De forma paralela a la comercialización de invernaderos prefabricados, Murcia ha renovado el liderazgo nacional en ventas de sistemas automatizados de fertirrigación que logró en 2014 (el puesto es disputado por Barcelona y Guipúzcoa). La gama de materiales relacionados con tales procesos de riego es amplia: tuberías de PVC, aspersores, nebulizadores, mangueras, goteros, electroválvulas, contadores de agua, arquetas, sensores (de PH, de conductividad, de lluvia…), programadores de riego, automatismos, software, etcétera.

Tales avances no pasan desapercibidos en el exterior y desde los años noventa son demandados por gran variedad de países. La exportación de invernaderos y sistemas de fertirrigación generó el año pasado una facturación de 37.029.880 euros, un 19,6% más que en el ejercicio anterior, de acuerdo con los datos del Instituto de Comercio Exterior (Icex). De esta cantidad, 15.075.160 euros corresponden a estructuras (+16,6%) y 21.954.720 euros, a equipos de riego (+22,23%). Un total de 67 empresas murcianas se dedican a comercializar esa tecnología en el extranjero.

¿Quién compra invernaderos ‘made in Murcia’? Aparte de Andalucía, Comunidad Valenciana y Canarias, en los dos últimos años destacan dos naciones que están volcadas en la modernización acelerada de su agricultura: México (7 millones) y Marruecos (5,2 millones). Suponen casi un tercio de los ingresos. Les siguen Francia (2,5 millones), República Dominicana y Chile (2 millones en cada caso). Por encima del millón de euros figuran Emiratos Árabes Unidos, Portugal, Alemania y Rusia. El resto se reparte entre un gran número de países que han efectuado pedidos de ‘tanteo’: Turquía, Argelia, Perú, Sudáfrica, Brasil, Colombia, Honduras, Venezuela, Senegal…

La demanda interna también se ha reactivado. Desde 2010, se han montado invernaderos sobre 1.265 nuevas hectáreas (un 24% más), con lo que la superficie actual alcanza las 6.523 hectáreas, de acuerdo con los últimos datos de la Consejería de Agricultura. Como referencia, una hectárea de invernadero se paga en la Región a una media de 60.000 euros, según dicho departamento, aunque hay casos en los que se llegan a abonar casi 90.000 euros.

Referencia internacional

El propio campo murciano sirve de referencia internacional a la hora de promocionar su tecnología: el 83,1% de su regadío cuenta con sistema localizado (149.772 hectáreas); solo el 16,05% recurre a inundación (28.907 hectáreas de huerta tradicional) y la aspersión no llega ni al 1% (1.363 hectáreas). Pocos países -Israel y Holanda, entre ellos- pueden alardear de tales porcentajes.

El Info resalta que el mercado internacional demanda cada vez más proyectos ‘llave en mano’, en los que se integran tanto el montaje de invernaderos como la incorporación de los procesos de climatización y fertirrigación, controlados desde un ordenador, una tableta o un teléfono móvil.

Es precisamente esa capacidad de materializar proyectos desde cero lo más valorado por países iberoamericanos, africanos y árabes, muchos de los cuales se ven lastrados por su escasez de ingenieros agrónomos.

A este respecto, una de las grandes ventajas del desarrollo tecnológico de la agricultura murciana ha sido su estructura formativa. El Info destaca la labor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la UPCT, así como los departamentos de Biotecnología de la Universidad de Murcia y de la UCAM. Otros organismos clave son el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario (Imida) y el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas-CSIC).

Related Posts