Producción de manzana en México

0
Share

Introducción

Se consideran en el mundo alrededor de cien países productores de manzana, entre ellas, México. SIAP (2020) cifraba la producción nacional de esta fruta en 2019 en 761,483 toneladas, lo que nos sitúa en el puesto número veinte del ranking internacional, contribuyendo con una tonelada de cada cien que se cosechan en el orbe. Como siempre, China es el mayor productor, generando aproximadamente la mitad de la producción mundial de manzana. En nuestro país, el consumo medio anual por persona ronda los 7.5 kg, el cual queda algo lejos del valor promedio a nivel mundial (12.2 kg por persona y año, en 2016). Los principales países consumidores son Polonia (67,5 kg), Turquía (35,4 kg), Irán (34,7 kg) y China (31,4 kg).

Producción nacional

En 2019, SIAP cifraba la producción nacional de manzanas en algo más de 761 mil toneladas, con una superficie sembrada superior a las 57 mil hectáreas, de las cuales casi 53 mil fueron cosechadas. En este sentido, cuatro de cada cien hectáreas de los cultivos frutales del país corresponden a la manzana, cuya participación en la producción nacional de frutos es casi del 3 %.

Comenzando por las cifras de producción en México, hay que mencionar que los volúmenes anuales a lo largo de las últimas décadas han mostrado una tendencia ciertamente irregular, con subidas y bajadas, sin una evolución clara, ni creciente ni decreciente. La gráfica 1 muestra dicho comportamiento productivo anual en el presente siglo.

Como se puede observar, en los primeros años de la serie se produjo un crecimiento en los volúmenes de producción de manzana hasta 2006, existiendo después un descenso, así como ascensos posteriores de los mismos. Sí que destaca sobremanera el hundimiento productivo en el año 2012 (375 mil toneladas), aumentando drásticamente el año siguiente (859 mil toneladas), más del doble. Finalmente, a partir de 2014, los volúmenes anuales han sufrido algunas oscilaciones de un año con respecto a otro, pero es cierto que han sido muy ligeras, con cambios poco drásticos. Otro dato bueno es que, a partir de 2013 las producciones anuales han superado claramente el valor promedio (593 mil toneladas) de estos veinte años.

La producción nacional de manzana en un año concentra el volumen entre los meses de agosto y octubre, especialmente en septiembre, debido a una marcada época de cosecha. Estos tres meses concentran casi la totalidad recolectada (97.7 % del total), cuyo reparto aproximado sería: agosto 26.7 %, septiembre 60.7 % y octubre 10.3 % (SIAP, 2019). 

Publicidad

Gráfica 1. Producción nacional de manzana (miles de toneladas) entre 2000 y 2019.

Hemos visto las cifras globales del país. Ahora se van a exponer cuáles son las principales entidades productoras de manzana de México (tabla 1).

Posición

Entidad federativa

Producción (toneladas)

1

Chihuahua

569,580

2

Puebla

35,713

3

Durango

11,146

4

Coahuila

10,165

5

Veracruz

9,236

6

Zacatecas

4,442

7

Chiapas

3,370

8

Hidalgo

3,353

9

Nuevo León

2,760

10

Oaxaca Sur

2,281

Total nacional

659,451

Tabla 1. Principales entidades productoras de manzana de México. SIAP, 2019.

Queda bastante evidente, después de ojear los datos de la tabla, que Chihuahua es el mayor productor de manzana del país, superando con mucha diferencia los valores de producción del resto de entidades. El volumen generado por el estado de Chihuahua representa el 86 % del total nacional, lo que indica la enorme importancia de esta región en el cultivo de dicha fruta.

Gráfica 2. Superficie nacional sembrada de manzana (miles de hectáreas) entre 2000 y 2019. SIAP, 2020.

Gráfica 3. Superficie nacional cosechada de manzana (miles de hectáreas) entre 2000 y 2019. SIAP, 2020.

Superficie sembrada y cosechada

En cuanto a la superficie nacional de manzana, tanto sembrada como cosechada (gráficas 2 y 3, respectivamente), sucede lo mismo que en el caso de la producción, es decir, se han producido ciertos altibajos en los datos registrados a lo largo de los años. Vemos estos datos a continuación.

Al comparar estas dos gráficas se extraen fácilmente dos conclusiones claras. La primera, que las cifras de la superficie cosechada son inferiores a las de la superficie sembrada, algo lógico, teniendo en cuenta que siempre existe una pérdida o reducción de la misma como consecuencia de daños climáticos, de plagas y enfermedades u otros factores que pueden influir. La segunda, es que las diferencias registradas entre los distintos años son menores en la superficie cosechada que en la sembrada, lo que indica una evolución más suave, o menos drástica, a lo largo de los años.

Por otra parte, la superficie promedio sembrada durante los veinte años registrados ha sido de casi 61 mil hectáreas. A este respecto, un aspecto negativo en la plantación de manzana es que, a partir de 2014, los datos han sido algo inferiores a este valor medio, lo que indica un descenso en el número de hectáreas sembradas. En cuanto a la superficie cosechada, sucede prácticamente lo mismo, siendo inferior el número de hectáreas cosechadas desde 2014 al valor promedio, el cual ha sido de 54,500 ha. Estos datos indican que la superficie de cultivo se ha reducido en la última década.

Gráfica 4. Rendimiento del cultivo de manzana a nivel nacional (toneladas por hectárea) entre 2000 y 2019. SIAP, 2020.

Rendimiento anual del cultivo

Finalmente, vamos a analizar brevemente el rendimiento anual de los cultivos de manzana a nivel nacional. Este parámetro relaciona la producción obtenida con la superficie de cultivo. Obviamente, para este cálculo hay que considerar la superficie cosechada.

La gráfica 4 expone este parámetro tan interesante durante la misma serie interanual que en los casos anteriores, es decir, entre 2000 y 2019. Su evolución es la siguiente:

La serie histórica muestra un aumento en el rendimiento del cultivo de manzana desde el año 2000 hasta el 2006. El año siguiente se produjo un descenso del mismo, aunque éste creció ininterrumpidamente hasta 2011. En 2012 se obtuvo el dato más bajo de los veinte años representados, aunque esto tiene como explicación el descenso productivo acontecido en ese año (gráfica 1). De forma paralela, el rendimiento aumentó de forma explosiva el año siguiente, también consecuencia del gran incremento productivo, para mantenerse a lo largo de los últimos años bastante por encima del valor de rendimiento promedio, el cual ha estado en torno a 10.5 toneladas por hectárea. 

Los mayores datos de rendimiento nacional registrados rondan las 14.5 toneladas por hectárea, un valor significativamente inferior al estimado en otras zonas productoras de manzana, que se estima en torno a 21.6 t / ha. Por tanto, es preciso seguir trabajando en el sector para mejorar estas cifras de rendimiento.

Publicidad

Related Posts