Sistemas de compostaje

0
Share

En la naturaleza se pueden distinguir dos grandes sistemas de compostaje para el tratamiento de un mismo tipo de residuo: los sistemas abiertos (en pilas al aire) y los sistemas cerrados (en fermentadores), en función de si las condiciones en las que se lleva a cabo el proceso de compostaje son aerobias o anaerobias. En EE.UU., los sistemas abiertos son los más frecuentes, mientras que los sistemas en fermentador son denominados con frecuencia “europeos” por su origen (Costa et al., 1995).

Sistemas abiertos.

En ellos, tiene lugar una reacción microbiológica de mineralización junto a una reacción parcial de humidificación de la fracción orgánica en unos períodos de tiempo mínimos (3 meses), que son difíciles de acortar (3-4 semanas), ya que los procesos están sometidos a los ciclos biológicos de los microorganismos que intervienen.

Dentro de éstos conviene distinguir tres tipos diferentes: apilamiento estático, apilamiento con volteo y, por último, apilamiento con volteo y aireación forzada por ventilación (Costa et al., 1995).

Sistemas cerrados.

Con ellos, se pretende la obtención de un producto final (compost) que sea útil como fertilizante, para lo cual no se permite que este proceso de compostaje transcurra de forma espontánea, sino que han de controlarse todos aquellos parámetros que sean necesarios para garantizar un bajo coste, y la mayor brevedad posible del proceso (≤ 2 semanas). Para lograrlo se debe actuar directamente sobre el crecimiento y metabolismo de los microorganismos que intervienen en el proceso de compostaje. En función del tipo de reactor empleado para tal fin se pueden distinguir entre reactores verticales (continuos o discontinuos) y horizontales (estáticos o con rotación).

A continuación, se exponen algunas de las ventajas e inconvenientes que presentan estos dos sistemas de compostaje para su empleo en la obtención de un compost estable y maduro adecuado para su uso agrícola.

Digestión aerobia:

Entre las ventajas de la digestión aerobia cabe destacar, las siguientes:

  • Es un proceso conocido que se ha venido utilizando desde hace muchos años.
    En algunos casos, las tecnologías pueden ser muy sencillas, lo que hace disminuir los costes de inversión y operación.
  • No se generan residuos, exceptuando el propio compost si éste está contaminado.
  • El compost mejora la textura y estructura del suelo, favoreciendo la retención de agua, oxígeno y nutrientes.
  • Promueve el desarrollo de una buena estructura, que ayuda a mantener un balance adecuado de aire y agua en el suelo.
  • Ayuda a luchar contra la erosión, la cual provoca una desagregación estructural y pérdida progresiva de los suelos y su fertilidad.
  • Aumenta la permeabilidad del suelo y evita la formación de costra superficial, permitiendo la infiltración lenta de la lluvia, sin que se produzcan corrientes de agua superficial que erosionen el suelo.
  • El compost, obtenido de este modo, contiene los nutrientes que las plantas requieren para conseguir un adecuado desarrollo.

Entre los inconvenientes destacan:

  • Los malos olores producidos en determinadas ocasiones.
  • Aunque existe un consumo neto de energía que contribuye al efecto invernadero, éste es muy inferior al que produciría la fermentación natural de los biorresiduos en un vertedero sin captación ni tratamiento del biogás.

Digestión anaerobia:

Entre las ventajas de la digestión anaerobia cabe destacar:

  • Producción neta de energía, parte de la cual puede servir para el funcionamiento de la propia planta y parte para su comercialización como energía eléctrica.
  • Reducción de malos olores.
  • El compostaje del material digerido reduce las emisiones de compuestos orgánicos volátiles.
  • Requiere menos exigencias en cuanto a calidad del material de partida en comparación con el compostaje aerobio.
  • El compost que se obtiene es de menor salinidad.
  • El tiempo de permanencia en el reactor junto con el compostaje posterior del material digerido (20-30 días, 15 en reactor y el resto de ellos de “curado” posterior para mejorar la calidad higiénica del compost) es inferior al tiempo de compostaje de los biorresiduos de forma aerobia (60-90 días dependiendo del sistema empleado).

Entre las desventajas destacan:

  • La inversión económica a realizar es elevada.
  • Los costes de operación son altos.
  • Las aguas residuales tienen una elevada carga orgánica y salina con lo que es necesario someterlas a un tratamiento posterior.
  • Las instalaciones son complejas y el resultado es muy sensible a la composición de los materiales tratados.

Otra forma de realizar el compostaje aerobio de los residuos sólidos urbanos y de los restos de poda es mediante el vermicompostaje que está teniendo un gran auge en los últimos años, se trata de una técnica de compostaje que utiliza la capacidad de las lombrices para transformar los residuos orgánicos generando un producto, el humus de lombriz, que es muy apreciado como abono natural para las plantas.

Related Posts