Producción en México y en el mundo.

0
Share

Introducción

Introducción

El pepino es un cultivo que va adquiriendo cada vez mayor importancia en el país, aumentando sus cifras productivas en los últimos años. Representa el 6.4% con respecto a la producción nacional de hortalizas. Es más, dicho cultivo continúa afianzado su lugar entre las hortalizas que más produce México, tanto para abastecer al mercado interior (consumo anual per cápita de 2.4 kg) como el destinado a la exportación. En 2018 ocupaba el sexto puesto mundial entre los principales países productores de pepino, donde Sinaloa y Sonora son las entidades más generadoras de esta apreciada hortaliza.

Producción nacional de pepino.

La producción nacional de pepino en 2018 superó el millón de kilos anuales, concretamente 1,072,000 kg (SIAL – SAGARPA, 2019). Esta cifra es una consecuencia de una tendencia creciente durante los últimos años. La gráfica 1 muestra dicha evolución en el periodo comprendido entre 2009 y 2018.

Gráfica 1. Evolución de la producción nacional de pepino en el periodo 2009-2018.

SIAL – SAGARPA, 2019

Como puede observarse, las producciones anuales de pepino en México han ido aumentando de forma más o menos clara cada año con respecto al anterior, con las excepciones de 2011 y 2013, que mostraron una leve disminución. Sin embargo, esta evolución de crecimiento es muy evidente a partir de 2014, alcanzando su cifra récord en el año 2018, con más de un millón de kilos. Este volumen de cosecha anual se obtuvo en una superficie de cultivo en torno a las 20 mil hectáreas, lo que supone un rendimiento medio de 53.6 toneladas por hectárea.

Por otra parte, la producción nacional se reparte a lo largo del año conforme a la gráfica 2, donde puede observarse de forma bastante clara que los meses desde febrero hasta mayo, ambos incluidos, son los que mayor porcentaje de producción concentran. Estos cuatro meses suman casi el 50% de la producción total de pepino del país a lo largo del año.

Gráfica 2. Distribución mensual (en %) de la producción nacional de pepino.
SIAL – SAGARPA, 2019.

La evolución gráfica muestra una tendencia decreciente en los meses siguientes, siendo el mes de julio el de menor cuota de producción (3.4% del total), aumentando posteriormente hasta el final del año, aunque en esos meses no se alcanzan las cifras del periodo febrero – mayo.

Estos valores hacen referencia a la producción global del país. A continuación, vamos a conocer cuáles son las principales entidades productores en México y qué volumen de pepino obtienen. Según datos oficiales, los 10 estados que más producen se exponen en la tabla 1. Son los siguientes:

Sinaloa y Sonora son, con diferencia, los estados más productores de esta hortaliza, quedando el resto de entidades más lejos en cuanto a volumen de cosecha se refiere.

Entidad

Producción (t)

Sinaloa

358,681

Sonora

253,843

Michoacán

103,402

Guanajuato

50,374

Baja California

49,588

Morelos

49,111

Yucatán

36,251

Zacatecas

27,110

San Luis Potosí

22,587

Jalisco

21,336

Principales productores en el mundo.

La producción de pepino en el mundo superaba los 75 millones de toneladas en 2019. No obstante, dicha producción ha sufrido un leve descenso en los años anteriores (gráfica 3), ya que en 2016 y 2017 se superaron los 80 millones.

Gráfica 3. Producción (miles de toneladas) de pepino en el mundo (Statista, 2020).

En el intervalo mostrado, puede observarse claramente que existe una tendencia creciente desde 2012 en cuanto al volumen de producción global, que alcanza su máximo en 2017 con una cifra de casi 84 millones de toneladas. Sin embargo, en los años posteriores los valores de producción mundial han ido descendiendo.

En lo que respecta a los países que más volumen de pepino cosechan en el mundo, vamos a exponer los principales (tabla 4). No obstante, es preciso matizar que, a veces, no resulta tan importante el volumen total producido como la capacidad de producir, normalmente expresada por términos como “rendimiento” o “productividad”, que hace referencia a la cantidad de cosecha en relación a una superficie de cultivo.

A este respecto, hay regiones concretas (o países) que, aun cultivando una menor superficie, son más productivos que otros. No alcanzarán valores globales superiores, pero sí son capaces de hacer rendir más y mejor su superficie de cultivo. Este aspecto lo veremos a continuación en la clasificación de los principales países productores.

País

Producción (t)

Superficie (ha)

Rendimiento (t/ha)

China

61,949,091

1,155,840

53.6

Rusia

1,992,968

68,710

29.0

Turquía

1,811,681

37,561

48.2

Irán

1,707,190

59,458

28.7

Ucrania

948,900

49,800

19.0

Uzbekistán

933,310

19,682

47.4

México

886,270

18,603

47.6

Estados Unidos

802,220

48,030

16.7

España

770,704

8,504

90.6

Publicidad

China es el mayor productor del mundo de pepino, como sucede con cualquier producto, seguido del resto de países a mucha distancia, con una diferencia entre los volúmenes de producción muy grande. Sin embargo, en lo que respecta al rendimiento, dicha diferencia no es tanta con otros países, como ocurre con Turquía, Uzbekistán o México, incluso es superada por alguno como España.

Normalmente, los volúmenes de cosecha están directamente relacionados con la superficie cultivada, es decir, que la zona con mayor área suele (o debería) obtener más kilos, aunque esto, a veces, no sucede, ya que intervienen diversos factores (climáticos, tecnológicos, culturales, técnico-científicos, etc.) que influyen de manera determinante en los cultivos, mejorando significativamente la producción final.

El caso más evidente es el de España, donde se puede observar que ocupa el último puesto de la tabla mostrada, con los números más bajos de producción y superficie de los países nombrados, pero con el valor más alto de rendimiento, lo que indica que, en ese país, una hectárea cultivada de pepino ofrece más cantidad de producto cosechado que en el resto.

Finalmente, parece evidente, tanto en México como a nivel mundial, que la producción de pepino ha ido aumentando durante los últimos años. Por tanto, es preciso mantener y mejorar en territorio nacional nuestras técnicas de cultivo para seguir compitiendo en el mercado internacional, ofreciendo así mayores volúmenes de producto y de buena calidad, sin olvidar que cualquier mejora o implementación hará subir el rendimiento de los cultivos.

Related Posts