28/04/2022

Revista InfoAgro México

Toda la agricultura, ahora en tus manos

Beneficios de la rotación de cultivos

Los beneficios de la rotación de cultivos

1. Introducción

2. Fundamentos y beneficios de la rotación de cultivos

3. Rotación de leguminosas con el cultivo de piña

1. Introducción

Algunos autores aseguran que en la mayoría de las regiones tropicales del mundo donde se cultiva la piña, su sistema de producción está basado en el monocultivo. De este modo, en las zonas tecnificadas que aplican sistemas intensivos se va produciendo, progresivamente, un desequilibrio del agroecosistema, caracterizado por la pérdida de la fertilidad del suelo, así como por el deterioro de su estructura, por no hablar de la acelerada tasa de descomposición de la materia orgánica. Esta tendencia, que resulta destructiva a largo plazo, provoca finalmente la pérdida de la productividad y, por tanto, de rentabilidad. Para evitar estas situaciones no deseadas, es preciso alcanzar y mantener en el tiempo, sistemas de producción que sean sostenibles a la vez que equilibrados y beneficiosos para las plantas cultivadas, las cuales rendirán mejor, alargando su productividad el mayor tiempo posible. En este sentido, la implementación de leguminosas en las estrategias de cultivo puede ayudar a conseguir estos objetivos.

2. Fundamentos y beneficios de la rotación de cultivos

La rotación de cultivos es una técnica fundamental, entendida como la sucesión de cultivos dentro de la misma parcela durante un número determinado de años, al cabo de los cuales, se repiten de nuevo los cultivos en el mismo orden (Guiberteau y Labrador, 1991). En este sentido, es importante no dejar al azar dicha sucesión de plantas cultivadas para poder planificar un trabajo agrícola de manera correcta y en el momento adecuado.

EI principio fundamental para realizar una rotación adecuadamente consiste en alternar cultivos que tengan características diferentes, tales como el tipo de vegetación, el sistema radicular o las necesidades nutritivas, entre otros. Por tanto, sería conveniente que se respetasen las siguientes normas:

 

– No suceder plantas de la misma familia. Algunos ejemplos son:

  • la acelga y la remolacha (Fam. Chenopodiaceae).
  • el apio y la zanahoria (Fam. de las umbelíferas).
  • la achicoria y la lechuga (Fam. de las compuestas).
  • la patata y el tomate (Fam. de las solanáceas).

– No repetir plantas con el mismo tipo de vegetación, siendo estos tipos los siguientes:

  • Hortalizas de hojas: acelga, achicoria, ajo, apio, cebolla, cardo, col, espinaca, hinojo, lechuga, puerro, repollo, escarola, etc.
  • Hortalizas de raíz y tubérculos: nabo, patata, rábano, remolacha, zanahoria, etc.
  • Hortalizas de frutos: berenjena, calabacín, melón, sandía, pepino, tomate, pimiento, etc.
  • Leguminosas: guisante, garbanzo, judía, lenteja, haba, soja, etc.

– Introducir, regularmente, una leguminosa, al menos una vez cada 2 años. Esto aumentará el contenido de nitrógeno del suelo. Está claro que introducir una especie de leguminosa en la rotación ofrece beneficios al sistema agrícola. Sin embargo, existen opiniones distintas sobre cuál es la que más cantidad de nitrógeno deja por unidad de superficie. Esta cuestión es difícil de responder con rotundidad, ya que depende de diversos factores como son:

  • la naturaleza del suelo.
  • la climatología.
  • la fecha de cultivo.
  • la presencia, en cantidad suficiente, del rizóbium específico.

No obstante, parece que las leguminosas más comúnmente utilizadas, como el guisante, la judía verde, las habas, etc., son las que menos cantidad de nitrógeno fijan, siendo, por el contrario, el altramuz, una de las más fijadoras, con una cantidad próxima a los 80 kg de nitrógeno por hectárea (Guiberteau y Labrador, 1991).

– Alternar los cultivos más exigentes en nutrientes con los menos exigentes. Los primeros requieren una fertilización fuerte y soportan la materia orgánica parcialmente descompuesta, como estiércol fresco. Algunos de éstos son: apio, patata, calabaza, col, espárrago, maíz, pepino, puerro, etc. Por el contrario, entre los cultivos que prefieren una fertilización más moderada, con estiércol más bien maduro, podemos encontrar: acelga, achicoria, cebolla, diente de león, escarola, espinaca, guisante, judía, lechuga, lenteja, rábano, remolacha, zanahoria, etc.

De este modo, es preciso tener en cuenta estos aspectos a la hora de realizar una rotación de cultivos eficaz y sostenible en el tiempo que, por otra parte, parece ser escasa en las regiones tropicales, donde se encuentran algunos esquemas de policultivo y de rotación (García et al., 2006).

Cuando se establece una dinámica de sucesión de especies vegetales de forma adecuada, normalmente, se produce una interacción entre ellas, donde destaca un “efecto facilitador” de una especie sobre otra (u otras), favoreciendo así su desarrollo. A este respecto, se ha demostrado que el uso de ciertas leguminosas en rotación con el maíz en las regiones cálido-húmedas de México mejora significativamente su productividad (García et al., 2006).

La estabilidad de este sistema descrito se atribuye a algunas razones, como pueden ser:

  • Abundante aporte de materia orgánica y de nitrógeno fijado a través de la simbiosis bacteriana con la raíz de las leguminosas.
  • Mejor nutrición debido a la rápida colonización de sus raíces con las micorrizas.
  • Reducción en la incidencia y daños a las raíces por fitopatógenos del suelo.

Por tanto, la rotación de los cultivos con leguminosas ofrece ciertos beneficios y hace posible que el productor pueda aumentar y mantener los rendimientos, logrando así su permanencia en las mismas áreas de cultivo (García et al., 1994).

3. Rotación de leguminosas con el cultivo de piña

García et al. (2006), llevaron a cabo un estudio sobre el efecto de ciertas leguminosas en plantaciones de piña, evaluando algunas de sus características en comparación con un testigo que no había experimentado tal rotación.

El trabajo de rotación “leguminosas–piña” se desarrolló en una región de Tabasco (México), que presentaba varias condiciones que podrían considerarse desfavorables para muchos cultivos, sobre todo los anuales. Algunas de éstas eran: clima cálido-húmedo con abundantes lluvias en verano, altitud de 11 msnm, suelos franco-arcillo-arenosos y profundos, con buen drenaje y alto grado de intemperización, capacidad de intercambio catiónico media-baja, pH ácido y deficiencia de fósforo, lo que podrían ser considerados suelos ciertamente restrictivos.

La siembra de leguminosas (2-3 semillas por golpe) se realizó al inicio del período de lluvias, siendo podadas con machete a los cuatro meses, cuando fue trasplantada la piña, sin recibir ningún tratamiento con plaguicidas.

Se evaluaron algunos parámetros de vigor de la planta como la altura, el diámetro del tallo y el peso fresco de la raíz, siendo realizadas dichas evaluaciones con una periodicidad mensual. La primera fecha de muestreo fue tres meses después del corte de las leguminosas.

Los resultados obtenidos por estos investigadores fueron muy positivos con la leguminosa M. deeringiana, no tanto con otras, mostrando el cultivo mayores valores de altura y de peso de raíz en cada muestreo realizado. De este modo, los parámetros de vigor de las plantas de piña bajo el sistema de rotación con esta leguminosa fueron superiores. También se constató una gran cantidad de suelo adherido a la raíz, probablemente debido a la gran actividad de endomicorrizas generada.

Por tanto, este trabajo de investigación demostró que, en tan solo cuatro meses (tiempo transcurrido entre la siembra de las leguminosas y el trasplante de la piña), es posible empezar a obtener beneficios en el cultivo.

En definitiva, es posible mejorar el desarrollo y el rendimiento en el cultivo de la piña mediante técnicas respetuosas y sencillas como la rotación con leguminosas, siempre que se conozcan bien las características de la variedad y de su entorno (sistema radicular, exigencia nutricional, climatología de la parcela, etc.), así como la especie de leguminosa que mejor puede interaccionar con ésta. Si se consigue encontrar un sistema de rotación adecuado, las plantaciones piñeras se verán beneficiadas de dicha relación.

Te pueden interesar