28/04/2022

Revista InfoAgro México

Toda la agricultura, ahora en tus manos

Propiedades saludables de la piña

Propiedades saludables de la piña

1. Introducción

2. Composición nutricional

3. Beneficios que aporta a la salud

1. Introducción

Esta fruta está considerada una de las más importantes y peculiares en el mundo. Para muchos es la reina de las frutas, guardando una relación directa con el trópico. La piña (Ananas comosus), también conocida en otros países como “ananás”, debe su nombra al parecido que presenta con las piñas de los pinos. El término «ananás» deriva del idioma tupi, de Brasil, que significa «fruta deliciosa» o «flor de frutos». Su aspecto es de sobra conocido por todos, igual que su delicioso sabor, dulce y refrescante. Sin embargo, no todos conocen los numerosos beneficios que puede aportar su consumo a la salud de nuestro organismo, los cuales vamos a describir en este artículo. Por último, es bueno recordar que se puede consumir de otras formas, además del modo directo, como pueden ser en zumos, cocida, en infusión de la pulpa, en infusión de la cáscara, en conserva, etc.

2. Composición nutricional

La fruta de la piña ha sido considerada como una buena fuente de macro y micronutrientes, lo que la convierte en un producto altamente nutritivo y valioso (Valderrain et al., 2017). De hecho, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) define el término “buena fuente” (de macro y micronutrientes) como una porción de alimentos que contienen del 10 % al 19 % de la ingesta adecuada o la dosis diaria recomendada para cada nutriente (Rickman et al., 2007). Aplicando este valor, la piña puede ser considerada como una “buena fuente”, tanto de vitaminas (vitamina C, tiamina y riboflavina) como de minerales (potasio, calcio y magnesio) (Tabla 1).

Por tanto, su composición nutricional debe ser tenida en cuenta por el gran número de sustancias beneficiosas que posee, aunque dicha composición del fruto se puede ver afectada por aspectos tales como la variedad o especie, el grado de madurez y la región donde se cultive (Ercisli y Orhan, 2007).

El principal componente de la piña es el agua, que constituye el 86 % de su peso, lo que supone una fuente de hidratación para nuestro cuerpo, mientras que el principal nutriente corresponde a los carbohidratos con, aproximadamente, el 13 % de su peso (USDA, 2019). A pesar de que puede estimarse un alto contenido de hidratos de carbono, el tipo de carbohidrato juega un papel importante en la salud humana (Chandalia et al., 2000; Lu et al., 2014). En este caso, se trata de hidratos de carbono de absorción lenta, lo que proporciona energía durante un mayor tiempo, sin suponer un aporte calórico excesivo (aunque se pueda pensar lo contrario por su sabor dulce). Por el contrario, supone un bajo aporte de lípidos y proteínas a la dieta (USDA, 2019).

Asimismo, esta fruta contiene cantidades notables de minerales como potasio, calcio y magnesio, destacando también un alto contenido en fibra dietética y en vitamina C, considerada el principal antioxidante soluble en agua del cuerpo. En cuanto a los azúcares predominantes, son la sacarosa, la fructosa y la glucosa, destacando la primera que se encuentra en niveles más altos que los demás (Lu et al., 2014). En este sentido, el contenido de azúcar juega un papel determinante en relación a su sabor y a su aceptación comercial, debido a que la piña es una fruta no climatérica, cuyo nivel de azúcar depende del tiempo de cosecha, por lo tanto, para obtener una piña dulce es necesario cosecharla conforme se acerca a la etapa madura (Cordenunsi et al., 2010).

Nutrientes

Unidad

Valor por 100 g

Agua

g

86

Energía

kcal

50

Proteínas

g

0.54

Lípidos o grasas

g

0.12

Carbohidratos

g

13.12

Fibra dietética

g

1.40

Azúcares

g

9.85

Minerales

Calcio

mg

13

Potasio

mg

109

Magnesio

mg

12

Fósforo

mg

8

Sodio

mg

1

Hierro

mg

0.29

Zinc

mg

0.12

Vitaminas

C (Ácido ascórbico)

mg

47.8

B1 (Tiamina)

mg

0.079

B2 (Riboflavina)

mg

0.032

B3 (Niacina)

mg

0.500

B6

mg

0.112

Ácido fólico

µg

18

A

IU

3

E

mg

0.020

K

µg

0.700

Tabla 1. Composición nutricional de la piña (por 100 g) Dpto. de Agricultura de Estados Unidos (USDA)

Además de los nutrientes descritos, la piña contiene otras sustancias de gran valor para la salud, entre los que destacan:

  • Compuestos bioactivos. Son constituyentes extra, asociados directamente con sus efectos positivos en la salud humana, particularmente, en enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer (KrisEtherton et al., 2002). Entre los compuestos bioactivos descubiertos y, agrupados según su estructura y función química, incluyen carotenoides, flavonoides, fibra dietética, fitoesteroles y moléculas muy activas como el ácido ascórbico (Sun et al., 2002). En la pulpa de piña se han reportado compuestos antioxidantes tales como ácido ascórbico y carotenoides (Kongsuwan et al., 2009), mientras que la cáscara es una fuente importante de fibra dietética y fenoles (Larrauri et al., 1997).
  • Compuestos nutracéuticos. Su consumo ayuda a prevenir, e incluso, a tratar las enfermedades crónico-degenerativas. Estos compuestos se clasifican, de acuerdo con sus propiedades químicas y su actividad biológica. Conviene destacar que la diversidad presente entre los compuestos y sus partes en la piña juegan un papel fundamental que incluye la presencia de compuestos bioactivos (Hernández et al., 2021).   
  • Bromelina. Es una enzima proteolítica, reconocida como el ingrediente bioactivo más valioso y estudiado de la piña, siendo investigado desde 1884 e identificado por primera vez en 1891 por Marcano (Balls et al., 1941). Está presente, principalmente, en el tallo y en el fruto, y facilita la digestión, fragmentando las proteínas y convirtiéndolas en aminoácidos, lo que favorece el proceso digestivo.

Algunos autores incluyen también los compuestos antioxidantes, un grupo de sustancias, no tóxicas, que pueden tener múltiples funciones en varios procesos metabólicos, así como contrarrestar el estrés oxidativo en el cuerpo humano (Bourassa y Tardif, 2006). Así pues, la evaluación de la composición de esta fruta ha sido el foco de muchos investigadores en los últimos años (Farid et al., 2015).

3. Beneficios que aporta a la salud

Entre las numerosas virtudes que puede ofrecer a nuestra salud el consumo de piña, se encuentran las siguientes:

– Ayuda a regular el tránsito intestinal, por ser una de las frutas con más contenido en fibra, la cual es necesaria para que dicho tránsito intestinal se mantenga regulado. Por tanto, es un buen remedio contra el estreñimiento.

– Mejora los procesos digestivos. Sus beneficios se extienden a todo el aparato digestivo, evitando problemas intestinales como la diarrea o el síndrome de colon irritable. Además, gracias a que estimula los movimientos peristálticos y la liberación de jugos gástricos, los alimentos se procesan y se disuelven más fácilmente, especialmente las proteínas. Debe tomarse fresca, ya que con el calor se anula la acción de la bromelina. Sin embargo, el consumo de piña está contraindicado en personas que sufren de úlcera gastroduodenal y de gastritis, debido a su contenido en ácidos, así como por su capacidad para aumentar la producción de jugos gástricos.

– Ayuda a la disminución del peso, por su contenido en fibra, vitamina C y, especialmente, bromelina. Además, se trata de una fruta con pocas calorías, unido a que la fibra mantiene el funcionamiento del sistema digestivo y la bromelina ayuda a digerir las proteínas y las grasas más rápido.

– Posee acción depurativa y diurética, siendo un excelente remedio para el hígado si se consume regularmente. Asimismo, algunos de sus componentes, como la asparagina y la bromelina, entre otros, ayudan a la eliminación del agua retenida en los tejidos de cuerpo. Dicho exceso de agua puede producir dolores en las piernas y manos, enfermedades como la gota, un aumento de peso o la celulitis.

– Actividad antiinflamatoria, que resulta útil en casos de tendinitis y afecciones reumáticas con edema de los miembros.

– Mejora la salud de los ojos. Los betacarotenos presentes en esta fruta ayudan a retrasar problemas oculares, como pérdida de visión debido a la edad avanzada, degeneración macular o enfermedades que afectan a la visión.

– Ayuda a mantener los huesos fuertes. La presencia de calcio y de magnesio contribuye al fortalecimiento de los huesos y a la regeneración de sus células cuando se ven afectadas.

– Efectos contra el resfriado, el catarro o la sinusitis, sobre todo, si hay presencia de mucosidad, ya que su acción proteolítica la disuelve y ayuda a eliminarla. Además, su contenido en vitamina C aporta una acción beneficiosa frente al catarro y a la tos.

– Mantiene el buen estado de los vasos sanguíneos, debido a la acción vasodilatadora del potasio, evitando así muchos de los problemas de circulación de la sangre, como el aumento de la presión arterial, la formación de coágulos o el riesgo de embolias, entre otros.

– Ejerce una protección para la piel, ya que ayuda a limpiar y sanar las úlceras de la piel, así como a mejorar la cicatrización de las quemaduras. También, combate el envejecimiento de la misma, por las enzimas y antioxidantes que contiene, que la hidratan, le devuelven la elasticidad y eliminan las células muertas.

– Acción anticancerígena, debido a que interfiere en el desarrollo de células malignas, reduciendo el riesgo de metástasis de algunos tipos de cáncer. Igualmente, parece potenciar los efectos de la quimioterapia.

Considerando todas las propiedades saludables de este alimento, la piña puede ser considerada como un medicamento natural, por sus múltiples beneficios. Por lo tanto, para Hernández et al. (2021), del Centro de Investigación en Nutrición y Alimentación de la Universidad del Istmo (Oaxaca), es necesario investigar alimentos que sean fuente de antioxidantes naturales y compuestos bioactivos, ya que éstos, no solo proporcionan un beneficio nutricional a los consumidores, sino que, debido a su composición fitoquímica, también ayudan a prevenir o retrasar el desarrollo de padecimientos crónico-degenerativos, dentro de los cuales, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, son de las más importantes. Por esto, se deben desarrollar investigaciones en alimentos elaborados a partir de la piña, fuente de compuestos biológicamente activos. Además, el interés de los consumidores por alimentos que sean saludables proporcionará una oportunidad para intensificar la producción de la piña.